SÁBADO DE PASIÓN

La Soledad viste ya de luto y sin joyas por el asesinato del pequeño Gabriel

La cofradía prescinde de ornamentos en el besamanos y la procesión tras el crimen de Almería

24.03.2018 | 20:48
La Soledad viste ya de luto y sin joyas por el asesinato del pequeño Gabriel

La Virgen de la Soledad saldrá completamente de luto y sin joyas por segundo año consecutivo. Si la última Semana Santa en que salió de negro la causa fue el fallecimiento del presidente de la cofradía, Victoriano García Pilo, en esta ocasión la ausencia de ornamentos responde a una llamada de atención hacia los graves sucesos como el asesinato del pequeño Gabriel o el parricida que acabó con la vida de sus dos hijos en Getafe. "El mundo se viene abajo si no cuidamos a lo más preciado que tenemos: los más pequeños", justificaba Miguel Hernández, hermano mayor de La Soledad para explicar la imagen sorprendente de la talla mariana vestida de negro.

La cofradía quiere aprovechar el gran impacto que tiene la ´Señora de Salamanca´ tanto en el besamanos de este sábado como en la procesión de la madrugada del Viernes al Sábado Santo.

Miles de salmantinos de todas las edades pudieron comprobarlo. Desde la cuna y la más tierna infancia hasta los que llevan toda una vida rezando cada noche a la Virgen de la Soledad. Justina del Río acudía a sus 94 años junto a sus nietos en un rito al que no falta nunca en el Sábado Pasión. "El año pasado no la pude ver en la procesión pero cada noche rezo a la Virgen de la Antigua de Fuentesauco y a La Soledad", explicaba. A escasos metros, Ariadna Ruiz acudía a su primer besamanos junto a sus padres Carlos Ruiz y Susana García. Ellos se conocieron mientras ensayaban para cargar el paso de "La Soledad de la Cruz" y fruto de ese amor surgió Ariadna que recibía su medalla para engrosar la amplia nómina de cofrades de la Virgen con cerca de 3.000 hermanos. También era la primera vez para Soledad Ortega también de ocho meses. Aunque ya participó en la procesión del año pasado en el vientre de su madre, Pilar Moreno- "Lleva en el nombre mi devoción, la de su abuela y mi hermana", destacaba orgullosa mientras su hija besaba por primera vez las manos desgastadas por los miles de besos de la Virgen.

A lo largo de todo el día se sucedieron las colas desde el crucero. Las mayores esperas se produjeron a lo largo de la tarde en que los salmantinos tuvieron que esperar hasta quince minutos para besar a la Virgen. El Cabildo volvió a tomar la decisión de habilitar una entrada solo para los fieles que acudieran al besamanos y diferenciarlo de la entrada al turismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




















anteriorsiguiente
Lo último Lo más leído Lo más votado
 
 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad