25 mayo 2019
  • Hola

Las 10 propuestas del Consejo de Enfermería de Castilla y León para mejorar el sistema sanitario

La organización representa a los nueve colegios profesionales de la Comunidad

17 may 2019 / 11:17 H.

El Consejo de Enfermería de Castilla y León ha enviado a los candidatos a la Junta de Castilla y León una decena de propuestas para mejorar el sistema sanitario que incluyan la visión de los profesionales de enfermería.

La organización, que representa a los nueve colegios profesionales de la Comunidad y a más de 17.000 profesionales, pretende contribuir al sostenimiento y mejor funcionamiento del sistema de salud de Castilla y León para prestar una atención de calidad a los ciudadanos.

Por ello, el Consejo ha elaborado un documento con diez propuestas para mejorar el sistema sanitario de Castilla y León y adaptarlo a las necesidades actuales de los ciudadanos que se ha enviado a todos los candidatos a la presidencia de la Junta de Castilla y León.

“Este documento además tiene el valor de que integra la visión de todos los profesionales de enfermería, ya que las diez propuestas recogen las aportaciones de más de un centenar de representantes y líderes de la profesión de nuestra Comunidad, a partir de una jornada de trabajo que organizó el Consejo”, ha afirmado su presidente, Alfredo Escaja.

Las propuestas parten del actual conocimiento enfermero y son “necesarias” para la sostenibilidad del sistema desde la “firme apuesta” por una sanidad pública “basada en el derecho a la salud de los ciudadanos”, ha señalado el Consejo en un comunicado recogido por Europa Press.

En concreto, la primera de las propuestas pasa por la puesta en marcha de una Dirección Técnica de Enfermería (o puesto de responsabilidad que proceda) liderada por enfermeras para que la toma de decisiones en el ámbito de la profesión sean tomadas por quienes más saben de ello.

En este sentido, el Consejo ha explicado que los puestos de gestión deben ser dirigidos por los profesionales “más capacitados” en función de su competencia y experiencia “y no por afinidades políticas”, algo que considera que debe aplicarse en todas las áreas, donde los profesionales de enfermería deben estar en la toma de decisiones.

Asimismo, ha abogado por revisar los requisitos de acceso al sistema (bolsa de empleo, procesos selectivos y concursos de traslados) y promover el acceso a los puestos de trabajo en función de la competencia y experiencia.

INTEGRACIÓN SOCIO-SANITARIA

En segundo lugar, este órgano reivindica integrar el sistema socio-sanitario en el servicio de salud, de manera que se responda a las necesidades “reales” de los ciudadanos, donde es necesaria una “auténtica integración” de los servicios sociales y sanitarios y ha incidido en que Castilla y León es “prácticamente la única comunidad autónoma” sin integración y hay una gran dificultad en la coordinación y gestión de pacientes, “especialmente los más vulnerables” como son las personas mayores y dependientes.

Por otro lado, el Consejo de Enfermería ha reclamado adaptar la Atención Primaria a las necesidades actuales, con un cambio de modelo, lo que supondría la modificación de la normativa vigente que está obsoleta ya que rigen normas de 1985-1990; el fomento de la educación para la salud; una “necesaria” autonomía de los profesionales enfermeros y potenciar la figura de la enfermera a la demanda y de la domiciliaria, que a su juicio “resolvería muchos de los problemas actuales y suministraría cuidados profesionales evitando desplazamientos, especialmente en el medio rural y para las personas mayores”.

Una cuarta propuesta pasa por el impulso y potenciación del modelo de atención al paciente crónico, basado en la Estrategia de Castilla y León, con una atención personalizada al paciente y cuidador, en su entorno; atención paliativa al enfermo terminal a través de la Atención Primaria; y potenciar la actuación de las Unidades de Continuidad Asistencial (UCA) a través también de Primaria.

El Consejo de Enfermería también ha abogado por organizar los hospitales por necesidades de cuidados del paciente, sobre todo en el caso de los pacientes crónicos, ya que en la actualidad están organizados por especialidades médicas y para atender a enfermos agudos.

“Proponemos que se potencie el funcionamiento real de las UCA y que todos los pacientes crónicos estratificados según el modelo, accedan al hospital derivados por Primaria a través de la UCA”, ha apuntado la organización, que considera que así se organizarían el mayor número de camas en función de las necesidades de cuidados de los pacientes, la mayoría pluripatológicos y personas mayores, pero además se reduciría la estancia media, pues se incorporarían a su domicilio en el plazo máximo de 72 horas, lo cual mejoraría su nivel de cuidados y reduciría el gasto.

Además, y en consonancia con ello, proponen el desarrollo de más consultas propias de Enfermería en el ámbito hospitalario.

FORMACIÓN

Por otro lado, en cuanto al sistema de desarrollo profesional enfermero, el Consejo ha apostado por facilitar a los profesionales de enfermería el acceso a la docencia en la universidad y que la formación de las nuevas generaciones sea liderada por enfermeras.

En la misma línea, el Consejo de Enfermería considera que se deben

potenciar las especialidades de la profesión mediante el aumento de los puestos de trabajo en las plantillas orgánicas de las especialidades en desarrollo para dar respuesta a la constante evolución de los conocimientos científicos, los medios técnicos y el propio sistema sanitario, así como a las necesidades de atención y cuidados especializados que demandan los pacientes.

Por otro lado, han apostado por adquirir el compromiso de que se solicite al Ministerio de Sanidad que la oferta anual para la formación de enfermeras internas residentes (EIR) en Castilla y León aumente para adecuarse a los puestos que se requieran, especialmente los que están en relación con la cronicidad y la Atención Primaria.

También considera que se debe incentivar la excelencia profesional porque el sistema actual de carrera profesional no “premia” la investigación y formación y “desincentiva” la excelencia profesional. Para ello, considera necesario un nuevo decreto de desarrollo profesional específico para profesionales sanitarios o una revisión de los actuales criterios de acceso a la carrera profesional que premie a los mejores profesionales, suponga una motivación y mejore el servicio que se ofrece a los ciudadanos.

Además, ha propuesto poner en valor la enfermería en competencias avanzadas y desarrollarla en función de las necesidades de los puestos de trabajo “como un mecanismo de desarrollo profesional en beneficio de la mejor atención al ciudadano”.

Finalmente, el Consejo ha pedido que se potencie y facilite la investigación de las enfermeras en las actividades propias de la profesión para conseguir un ejercicio profesional basado en la evidencia científica y en beneficio del paciente.

PALABRAS CLAVE