04 abril 2020
  • Hola

Este rasgo físico puede reducir el peligro de sufrir demencia

Así lo recoge un estudio publicado en la revista ‘eLife’

15 feb 2020 / 09:36 H.

Los hombres más altos en la edad adulta, como un indicador de las circunstancias de la vida temprana, pueden tener un menor riesgo de demencia en la vejez, sugiere un estudio publicado en la revista ‘eLife’.

Encontrar formas de identificar a las personas en riesgo de demencia es esencial. Puede ayudar a las personas a tomar medidas preventivas o planificar su cuidado futuro. El estudio, publicado originalmente en ‘bioRxiv’, indica que la altura de los adultos jóvenes podría ser un factor de riesgo potencial a considerar.

Estudios anteriores han sugerido que la altura puede ser un factor de riesgo para la demencia, pero gran parte de esta investigación no pudo tener en cuenta factores genéticos, ambientales u otros factores de la vida temprana que pueden estar relacionados tanto con la altura como con la demencia.

“Queríamos ver si la altura del cuerpo en los hombres jóvenes está asociada con el diagnóstico de demencia, mientras exploramos si las puntuaciones de las pruebas de inteligencia, el nivel educativo y los factores ambientales y genéticos subyacentes compartidos por los hermanos explican la relación”, explica la autora principal, Terese Sara Hoj Jorgensen, profesora asistente en la Sección de Medicina Social del Departamento de Salud Pública de la Universidad de Copenhague (Dinamarca).

Para hacer esto, Jorgensen y sus colegas analizaron datos de 666.333 hombres daneses nacidos entre 1939 y 1959, incluidos 70.608 hermanos y 7.388 gemelos, de registros nacionales daneses. Encontraron un total de 10.599 hombres que desarrollaron demencia más tarde en la vida.

Su análisis ajustado de este grupo mostró que hubo una reducción de aproximadamente el 10% en el riesgo de desarrollar demencia por cada 6 centímetros de altura en individuos por encima de la altura promedio. Cuando el equipo tuvo en cuenta el papel potencial de la inteligencia o la educación, la relación no ajustada entre la altura y el riesgo de demencia se redujo solo ligeramente.

Descubrieron que la relación entre la altura y la demencia también existía cuando miraban a hermanos con diferentes alturas, lo que sugiere que la genética y las características familiares por sí solas no explican por qué los hombres más bajos tenían un mayor riesgo de demencia. Esto también se confirmó cuando estudiaron datos sobre gemelos, aunque los resultados para este grupo fueron menos seguros.

“Una fortaleza clave de nuestro estudio es que se ajustó al papel potencial de la educación y la inteligencia en el riesgo de demencia de los hombres jóvenes, los cuales pueden acumular reservas cognitivas y hacer que este grupo sea menos vulnerable a desarrollar demencia”, explica la autora principal Merete Osler, profesora del Centro de Investigación Clínica y Prevención del Hospital de Bispebjerg y Frederiksberg y de la Universidad de Copenhague.

La ‘reserva cognitiva’ se refiere a la capacidad del cerebro para improvisar y resolver problemas que surgen en la vida cotidiana. Osler dice que adaptarse a la educación y la inteligencia reduce la probabilidad de que la relación entre la altura y la demencia se explique realmente por la reserva cognitiva.

“Juntos, nuestros resultados apuntan a una asociación entre la altura del cuerpo más alto en hombres jóvenes y un menor riesgo de diagnóstico de demencia más adelante en la vida, que persiste incluso cuando se ajusta por nivel educativo y puntajes de pruebas de inteligencia -añade Osler-. Nuestro análisis de los datos relativos a los hermanos confirma estos hallazgos, y sugiere que la asociación puede tener raíces comunes en exposiciones ambientales en la vida temprana que no están relacionadas con factores familiares compartidos por los hermanos”.

PALABRAS CLAVE