24 mayo 2020
  • Hola

Estas son las horas que tienes que dormir a diario si quieres prevenir los problemas cardiovasculares

Expertos debaten sobre esta cuestión en el Congreso Mundial de Cardiología

21 mar 2020 / 09:39 H.

Las personas que duermen siete u ocho horas por noche tienen significativamente menos evidencia de rigidez en sus arterias, lo que indica una menor probabilidad de desarrollar enfermedades cardíacas o de sufrir un accidente cerebrovascular, en comparación con aquellas que descansan durante periodos más largos o más cortos, según una investigación presentada en la Sesión Científica Anual Conjunta con el Congreso Mundial de Cardiología del Colegio Americano de Cardiología.

Incluso después de tener en cuenta otros factores de riesgo conocidos para las enfermedades cardíacas o los accidentes cerebrovasculares, las personas que dormían menos de seis horas o más de ocho horas por noche tenían probabilidades significativamente mayores de tener acumulación de placa en las paredes de sus arterias carótidas (un aumento del 54% y del 39%, respectivamente). El estudio se suma a la creciente evidencia de que los patrones de sueño, similares a la dieta y el ejercicio, pueden jugar un papel definitorio en el riesgo cardiovascular de alguien.

“El mensaje, basado en nuestros hallazgos, es ‘dormir bien, pero no demasiado bien’. Dormir muy poco parece ser malo para la salud, pero dormir demasiado también parece ser perjudicial. A diferencia de otros factores de riesgo de enfermedades cardíacas como la edad o la genética, los hábitos de sueño pueden ajustarse, e incluso después de tener en cuenta el impacto de los factores de riesgo establecidos para la aterosclerosis y las enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, la edad, el sexo, la obesidad, el tabaquismo, la hipertensión, la diabetes, la hipertensión arterial e incluso un historial de enfermedad de las arterias coronarias) tanto la corta como la larga duración del sueño pueden actuar como factores de riesgo adicionales”, explica Evangelos Oikonomou, cardiólogo consultor y autor principal del estudio.

Para este análisis, los investigadores evaluaron los patrones de sueño de 1.752 personas que viven en la región de Corintia (Grecia), utilizando un cuestionario estándar que fue enviado por un cardiólogo, un médico de Atención Primaria o una enfermera. Los participantes fueron divididos en uno de cuatro grupos basados en la duración del sueño autoreportada: normal (siete a ocho horas por noche), de corta duración (seis a siete horas por noche), de muy corta duración (menos de seis horas por noche) o de larga duración (más de ocho horas por noche).

Los participantes representaban un amplio espectro del público en general, incluidas las personas sanas, así como las que tenían factores de riesgo cardiovascular y enfermedades cardíacas establecidas, y la mayoría procedían de zonas rurales con menos de 1.000 a 2.000 habitantes. Sus edades oscilaban entre los 40 y los 98 años, con una edad media de 64 años.

En el momento del estudio, cada participante también se sometió a un examen de imágenes por ultrasonido para medir el grosor de la parte interna de la pared arterial. El engrosamiento de las paredes arteriales refleja la acumulación de placa y se asocia con un mayor riesgo de accidente cerebrovascular y otros eventos cardiovasculares. Se definió como placa aterosclerótica un espesor medio íntimo de >1,5 mm o una protuberancia >50% en comparación con los segmentos cercanos de la pared arterial.

Los investigadores descubrieron un patrón en forma de U entre la duración del sueño y los indicadores tempranos de aterosclerosis, lo que subraya la necesidad de un patrón de sueño equilibrado. El grosor de la íntima media y la acumulación de placa en las paredes de las arterias fue mayor en los grupos de menor y mayor duración del sueño en comparación con la duración normal del mismo.

“No comprendemos completamente la relación entre el sueño y la salud cardiovascular. Podría ser que el síndrome de abstinencia del sistema nervioso simpático o la ralentización [de este sistema] que se produce durante el sueño podría actuar como una fase de recuperación de la tensión vascular y cardiaca [habitual]. Además, la corta duración del sueño puede estar asociada con un aumento de los factores de riesgo cardiovascular, por ejemplo, una dieta poco saludable, el estrés, el sobrepeso o un mayor consumo de alcohol, mientras que la mayor duración del sueño puede estar asociada con un patrón de estilo de vida menos activo y una menor actividad física”, apunta Oikonomou.

Así, estos investigadores apuestan por adoptar un patrón de sueño equilibrado de seis a ocho horas por noche. “Parece que esta cantidad de sueño puede actuar como un factor aditivo de protección cardiovascular entre las personas que viven en las sociedades occidentales modernas, y puede haber otros beneficios para la salud si se duerme lo suficiente y con calidad”, concluye el científico.

PALABRAS CLAVE