16 agosto 2019
  • Hola

Crímenes contra el café que cometemos todos los días

Un video de “El Comidista” nos desvela los trucos para disfrutar de su sabor al 100%

09 abr 2019 / 14:17 H.

El café nada más levantarse. El café de después de comer. ¿Nos tomamos un café en el descanso?. España es un país que adoramos esta bebida, pero no tenemos miramientos en maltratarla cuando lo preparamos.

Los cafeteros de este país cometemos errores todos los días. El video de “El Comidista” (El País) los recoge y propone su solución en forma de entrevista a Claudia Sanz, de El Café Magnifico.

1. LAVAR LA CAFETERA CON DETERGENTE O METERLA EN EL LAVAVAJILLAS

Error mayúsculo del que no nos habíamos percatado. Si lavamos mecánicamente o con mucho detergente este aparato, haremos que el aluminio que contiene se desprenda en forma de liquido negro y pierda sus propiedades. La recomendación: Agua caliente y si somos muy meticulosos un pequeño chorrito de jabón.

2. CONSERVARLO MAL Y MUCHO TIEMPO

Tenemos que guardarlo en un sitio sin humedad, sin exposición al oxígeno ni que le de el sol. Si en la tienda te dan una bolsa especial con válvula, conserva en ella el café. Además es recomendable consumirlo antes de 3 meses, sino pierde las propiedades.

3. PREPARAR EL CAFÉ CON AGUA DEL GRIFO

El agua del grifo dependiendo de que zona del territorio español te encuentres tiene más o menos cloro, además de magnesio y partículas de sulfito que hacen que, cuando hacemos café, el resultado no tenga el sabor que debería de tener. ¿Lo mejor? Agua embotellada y así conservaremos todas las propiedades del café.

4. ELEGIR CAFÉ TORREFACTO

¿Con la de variedades cafeteras de que existen y vas a elegir el que se compone de café y azúcar quemado? Desecha esta opción para siempre y opta por cafés naturales. Por otro lado, la mayoría de los cafés solubles tienen muy baja calidad, ya que se eligen granos deteriorados o mal madurados. En cuanto al descafeinado, los granos se suelen “descafeinar” con agua, CO2 o con un proceso químico. Mientras que elijas los procedimientos naturales, es totalmente recomendable. Sin embargo los que siguen procesos químicos es mejor evitarlos.

5. RECALENTARLO

¡Jamás! Es mejor hacer menos cantidad o utilizar un buen termo. Cuando metemos al microondas un café enfriado, se quedan posos y los matices se pierden.