Borrar
Las botas abandonadas M.C.
Un zapatero de Garrido busca a un cliente que dejó sus botas en la horma y jamás regresó

Un zapatero de Garrido busca a un cliente que dejó sus botas en la horma y jamás regresó

Al parecer, se encontraba en situación irregular en España, lo que motivó su expulsión. Las botas, talla 46, llevan cuatro años en la estantería a la espera de que alguien las recoja

M. C.

Salamanca

Viernes, 9 de junio 2023, 07:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Un zapatero de Garrido busca al propietario de unas botas que dejó en el establecimiento para arreglar antes de la pandemia y jamás regresó. Las botas, que un buen día llevó para la horma, siguen a día de hoy, cuatro años después, en la estantería del negocio, sin que nadie las haya ido a recoger.

Al parecer el dueño se encontraba 'ilegal' en España y su expulsión del país no le ha permitido regresar a por ellas. «Hace cuatro años vino por aquí un chico a meter unas botas que había comprado nuevas en la horma y, después de cuatro años, aquí siguen las botas, no volvió», comenta a este diario el zapatero, David.

El caso no ha pasado inadvertido para los clientes habituales de la zapatería, situada en el paseo de los Madroños, al ver que pasa el tiempo y las mismas botas continúan día tras día en la estantería sin que nadie las vaya a recoger. Además son un número 46, comenta David, que señala que algún cliente al que fue preguntando le ha contado que parece ser que el propietario se encontraba en situación irregular en España de manera que fue finalmente expulsado del territorio nacional: «lo mandaron a su país y aquí se quedaron las botas», señala.

Mientras tanto, David no pierde la esperanza de encontrar algún día al protagonista de este insólito caso y asegura: «Hasta que confirme si este hombre sigue aquí o no, no las voy a retirar». Las botas, unas Timberland de color gris claro, llaman la atención sobre todo por su número, un 46, señala David, que bromea al respecto al apostillar: «Y yo se cuento la historia los clientes que me preguntan y la gente alucina con el tema».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios