05 octubre 2022
  • Hola

Vuelve a Urgencias la presión de prepandemia con menos médicos

La presión asistencial más intensa se vivió en junio y julio tras la salida de 7 profesionales | Voluntarios de Primaria y otras especialidades han tenido que colaborar en las guardias

13 ago 2022 / 16:49 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

El servicio de Urgencias del Hospital de Salamanca —incluye tanto a las Pediátricas como a Béjar— ya atiende a una media de 400 pacientes diarios este verano, una cifra muy similar a la que se registró en 2019 durante el mismo periodo. Si en agosto de este año se ha atendido de media a 410 usuarios, antes de que llegara la pandemia fueron 416 lo que supone el regreso de la saturación. Hay que recordar que las Urgencias de Salamanca son el servicio que más atenciones realiza de toda la Comunidad y que se ha mantenido este 2022. En el primer semestre del año se atendieron a 71.235 pacientes por encima del resto de provincias.

Sin embargo, la principal diferencia que se ha vivido este verano reside en la reducción de profesionales, sobre todo en el ámbito médico ya que a principios del mes de junio siete urgenciólogos se marcharon a centros de salud tras aprobar una OPE y ganarse la opción de una plaza fija. Esto supuso que desde Urgencias se hiciera un llamamiento tanto a Primaria como a otros especialistas que ayudaran. Como era de esperar, el jefe del servicio, Jorge García Criado, reconoce que la respuesta del llamamiento no fue “masivo” pero han tenido el apoyo en las guardias de dos médicos de Primaria y varios facultativos con contrato en el Hospital tras acabar su residencia de Cardiología, Neumología y Alergología que han permitido aliviar la elevada carga asistencial.

A pesar de este apoyo, Criado asume que la demora en los pacientes menos graves se ha incrementado sobre todo en los meses de junio y julio donde se sumó a la actividad asistencial todos los cambios en el servicio para suplir las bajas. “Hubo muchas demoras y podemos decir que junio fue nuestro periodo de adaptación”. Mientras que en los casos críticos se atiende de forma inmediata (ictus, infarto, politraumatismo, enfermo con una sepsis), en los pacientes en los que no corre riesgo su vida o su patología puede esperar, la primera atención se ha demorado entre una hora y una hora y media. “En los días más complicados de junio ha habido gente que ha llegado a esperar seis horas e incluso más, pero la prioridad es el paciente grave e inestable”, reconoce.

Desde el servicio de Urgencias se espera que la normalidad se pueda retomar en otoño con la publicación de la OPE que permita recuperar la estabilidad.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png