Borrar
María y David (en el centro), en la mesa de testimonios. OBES Y LAYA
Vida y muerte en el parto de una pareja salmantina: «Solo vas a tener una oportunidad para despedirte»

Vida y muerte en el parto de una pareja salmantina: «Solo vas a tener una oportunidad para despedirte»

Lucía perdió la vida en la semana 24 mientras que el pequeño Miguel seguía creciendo en el vientre materno

Ángel Benito

Salamanca

Sábado, 13 de abril 2024, 06:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Solo vas a tener una oportunidad para despedirte. Y yo pude hacerlo de Lucía en un gesto cargado de cariño», recuerdan María Sánchez y David Domínguez sobre el último adiós que dieron a su hija. La Universidad Pontificia abordó este viernes el 'Acompañamiento a la familia en el duelo gestacional y perinatal' desde todas las vertientes (médica, psicológica, enfermera) y de las propias familias.

La pareja salmantina relató cómo vivió la gestación de sus gemelos en una vivencia que les marcaría para siempre. Lucía perdió la vida en la semana 24 mientras que el pequeño Miguel seguía creciendo en el vientre materno. «Además de la noticia del fallecimiento pasamos por momentos devastadores como una sanitaria que tiró a la basura la última ecografía que teníamos con vida de Lucía», relata María. En las sucesivas revisiones, muchos de los profesionales no les querían mostrar las ecografías en las que se mostraba Lucía e incluso les planteaban la posibilidad de hacer una cesarea de urgencia. «Tuvimos que batallar mucho porque cada profesional te decía una cosa diferente». «No es nada agradable tener que ir con una sentencia del Tribunal Constitucional de 2016 en la que independientemente de la edad gestacional y del peso, la familia puede despedirse y disponer del cuerpo del bebé», incide David.

Mientras que transcurría el embarazo, la pareja salmantina se apoyó en varios grupos de duelo. No todo el mundo lo entendía, ya que María seguía embarazada. «Había gente que nos decía que nos diéramos con un canto en los dientes que uno de nuestros hijos iba a venir sano. Pero yo estaba allí porque había perdido a Lucía», recuerda el padre. Sin embargo, el apoyo fue crucial en aquellos momentos y supuso un importante impulso para superar todas las barreras que tenían por delante.

El 6 de marzo del año 2020, una semana antes del confinamiento se produjo el parto. Miguel nació sano y David y María pudieron dar el último adiós a Lucía durante todo el tiempo que necesitaron. «Recibimos la vida a la vez que la muerte —expresa la madre— y era una niña preciosa. Mi madre vino también a despedirse». David no acierta a expresar cómo fue aquel momento, mientras se le entrecorta la voz. «Es difícil explicarlo...» Trata de intentarlo . «Es una mezcla de pena y dolor porque era ver a Lucía y pensar que no iba a tener la experiencia de la vida. Es muy duro pero hay que hacerlo y es importante despedirte de yu hijo sea de la semana que sea porque ese momento no va a volver a aparecer. No hay nada más doloroso que despedirte de un hijo. Es un duelo elevado a la enésima potencia... pero hay que hacerlo».

David también abordó la «exclusión» que se hace del padre a lo largo de todo el proceso. «El día del parto por la mañana estaba en el paritorio y por la noche yo solo en la morgue. Teníamos sentimientos encontrados y necesitábamos apoyo que solo tuvimos cuando lo pedimos», reconoce. Esta pareja reconoce que ha habido mejoras en la concienciación desde entonces con avances. Ante todo piden que los profesionales que se enfrenten a estos casos lo hagan desde un punto de vista «humano y cercano».

Sin juzgar a unos padres que solo quieren un último adiós.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios