Borrar
Rosa Cordovilla, jefa de Neumología, atiende a un paciente. ALMEIDA
La ventilación no invasiva que ha evitado más de 560 ingresos UCI al Hospital de Salamanca

La ventilación no invasiva que ha evitado más de 560 ingresos UCI al Hospital de Salamanca

Neumología atendió a 250 pacientes el pasado año y persigue unos cambios para ser catalogados oficialmente UCRI (Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios)

Javier Hernández

Salamanca

Lunes, 29 de abril 2024, 06:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Las UCRI (Unidad de Cuidados Respiratorios Intermedios) se dieron a conocer durante la pandemia. Fueron determinantes para que muchos pacientes que se ahogaban porque tenían graves neumonías, pudieran recibir una potente ventilación que salvara sus vidas sin tener que entrar en las UCI, que estaban colapsadas y no podían atender a todos los enfermos.

Podría pensarse que después de la pandemia la utilidad de estas UCRI quedó relegada, pero la realidad es la contraria: el número de pacientes que son atendidos en estas unidades aumenta cada año.

En el caso del Hospital de Salamanca se ha pasado de algo más de 100 pacientes durante la pandemia, casi 200 en el año 2021 y en torno a los 250 durante el pasado 2023.

«Los ingresos en Neumología que han precisado de ventilación no invasiva -no es necesario sedar e intubar al paciente- desde el año 2019 hasta el año 2023 han sido 563. Es decir, que le hemos ahorrado 563 ingresos en la UCI», explica la jefa de Neumología, Rosa Cordovilla.

Evitar un ingreso en UCI, no solo contribuye a reducir la saturación de los cuidados intensivos, sino que también supone un ahorro económico. «Un estudio que analiza los costes de una UCRI para conocer el gasto anual asociado a su complejidad y su potencial eficiencia en términos de 'coste evitado' demostró que se puede evitar un gasto de 500.000 euros al año al reducir días de estancia en UCI», reza una de las páginas del informe que maneja Sacyl para analizar la utilidad de los cuidados respiratorios intermedios.

A raíz del traslado desde el viejo Clínico al nuevo Hospital de Salamanca, la capacidad para atender a este perfil de pacientes ha aumentado, pasando de cuatro a seis habitaciones dedicadas en exclusiva a la ventilación no invasiva, pero el deseo del servicio de Neumología es mejorar ligeramente las ratios de Enfermería, neumólogos y fisioterapia para cumplir al pie de la letra con la denominación de una UCRI -actualmente no es posible-, aunque este crecimiento está condicionado por la limitación de espacios.

«A raíz de la covid, en los hospitales donde no había UCRI se crearon, y donde ya las había se potenciaron. En Salamanca hemos pasado de cuatro habitaciones a seis, que están en la planta de hospitalización convencional, aunque técnicamente no sería una UCRI porque habría que cambiar algunos requisitos y la dirección del Complejo tiene la idea de que en un futuro podamos hacerlo», apunta la doctora Cordovilla.

En concreto, el deseo de los neumólogos es pasar de una enfermera por cada ocho pacientes a una ratio de una por cada cuatro o seis pacientes. También se aspira a incorporar otro facultativo y un fisioterapeuta «que ayude a los pacientes de forma específica para problemas de movilidad».

También se ha planteado la posibilidad de trasladar estos puestos de ventilación no invasiva a otra ubicación «porque con el resto de pacientes de Neumología ya hay una ocupación del 200% durante todo el año y eso supone que pacientes de hospitalización convencional sean atendidos fuera de nuestra planta». Fuentes hospitalarias apuntan que reubicar esta unidad no es factible por falta de espacios libres y porque, además, se considera más funcional la actual estructura.

Los detalles

El paso intermedio entre estar ingresado en planta y entrar en UCI. La diferencia entre una UCRI y una habitación estándar de Neumología estriba en que el oxígeno de las habitaciones de planta «alcanza un límite normal», mientras que las habitaciones con un sistema de ventilación especial «aumentan el flujo de oxígeno por encima de esos límites y, además, está calentado para que no produzca daños en las vías respiratorias», explica la neumóloga jefe del Hospital de Salamanca

También se emplea un dispositivo de mascarilla específico, y diferente al de las habitaciones, para administrar el oxígeno porque lleva una adaptación más específica a la nariz con el objetivo de que no haya pérdida de oxígeno. Por su parte, en las UCI se recurre a la intubación del paciente, que eso precisa de una sedación.

Qué tipo de pacientes van a la UCRI ahora que no hay pandemia. Lo que sí ha cambiado respecto a los años 2020 y 2021 es el tipo de paciente que se atienden en estas unidades. En pandemia fueron vitales para los casos covid con neumonías bilaterales, pero ahora son fundamentales para los pacientes neuromusculares. «Muchos pacientes con ELA necesitan soporte ventilatorio en un momento determinado de su vida». También son importantes para los enfermos con insuficiencia respiratoria crónica (EPOC) y esos otros pacientes que desarrollan fibrosis pulmonar, por lo que el órgano no es capaz de mantener la oxigenación y necesitan ese soporte ventilatorio extra.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios