11 agosto 2020
  • Hola

Una furgoneta camuflada, el nuevo arma para luchar contra la velocidad y el móvil esta ‘Operación Salida’

Las carreteras de Castilla y León también contarán con un dron y los clásicos controles en la campaña estival más incierta por la pandemia

03 jul 2020 / 08:28 H.

"Este país no puede soportar más muertes. Al conducir, extrema las precauciones", es el lema de la campaña de la Dirección General de Tráfico (DGT) para este verano. Este mediodía se inicia la Operación Salida del mes de julio aunque, tal y como reconoce la DGT, es un verano atípico e incierto en cuanto a los flujos de los desplazamientos de largo recorrido debido a la pandemia.

No obstante, Tráfico retomará las habituales campañas de vigilancia de velocidad, alcohol y drogas y motos. Para ello contará en Castilla y León como novedad con una furgoneta camuflada, además de 188 puntos de control de velocidad (mediante 95 radares móviles, 1 helicóptero y 92 radares fijos, 22 de ellos de tramo). Además, mantiene activas las 24 cámaras de control de cinturón y móvil situadas en las autovías y retoma el uso de un dron para regular y ordenar el tráfico.

La DGT ha constatado que con el fin de la desescalada se ha recuperado el tráfico de forma progresiva, aunque todavía hay un 20% menos de desplazamientos que hace un año por estas fechas. Recuerda que como la situación actual condicionará los desplazamientos, estos serán sobre todo de salidas de fin de semana o de corta duración. Aumentarán los desplazamientos en los accesos a grandes núcleos urbanos en busca de actividades de ocio en las inmediaciones de las ciudades, es decir, viajes de ida y vuelta.

El delegado del Gobierno en Castilla y León, Javier Izquierdo, se refirió ayer a que "esta operación especial de tráfico es una ocasión para retomar la nueva normalidad con prudencia, responsabilidad y sin imprudencias, independientemente de las ganas que tenemos de viajar y buscar lugares para el descanso". El objetivo", dijo Izquierdo, "es no confundir libertad con velocidad, y conseguir, gracias a la colaboración de todos, reducir al máximo el número de accidentes mortales del pasado verano, que en Castilla y León se cobraron la vida de 28 personas, 8 de ellas en Salamanca".

PALABRAS CLAVE