26 enero 2022
  • Hola

Un lugar especial para vivir una Navidad diferentes en Salamanca

El Hotel Hospes Palacio de San Esteban ha diseñado varios menús con platos representativos de su cocina

28 nov 2021 / 07:36 H.

PALABRAS CLAVE

Cuando llega la Navidad, la luz de la magia se enciende en Hotel Hospes Palacio de San Esteban, ese rincón único, al amparo del convento dominico, que combina a la perfección vanguardia y tradición.

Encontrar paz y equilibrio entre sus gruesos muros originales del siglo XVI, asomarse a la ventana de la suite y disfrutar de la incomparable vista de las Catedrales de Salamanca, deleitarse con un desayuno a la carta bajo la bóveda de lo que hace siglos fue el refectorio del convento... son, sin duda, los privilegios habituales de los que disfrutan los huéspedes del hotel.

Pero si estás buscando un lugar para vivir una Navidad diferente, un elegante Fin de Año o una Noche de Reyes llena de ilusión, te proponemos un viaje al centro de tus recuerdos, al corazón más dulce de aquellas navidades despreocupadas e ingenuas, a esa mirada brillante que se paraba frente a los escaparates adornados con espumillón.

“Canelón de boletus, jugo de faisán y lascas de trufa negra” reza la minuta para la cena de Nochebuena. “Pavo especiado relleno de uva moscatel, lombarda y piñones”, continúa; o “consomé de cardo con pulpo macerado en aceite de carbón” y “cochinillo asado, chirivías y crema de manzana” para la comida de Navidad; o unos “raviolis de cigala con jugo de sus cabezas”, “tartar de atún rojo” y “besugo al horno con menier de cítricos” para celebrar la noche más loca del año, brindando por la llegada del 2022 con un excelente Taittinger Brut Reserve; o con un Mumm Cordon Rouge, si te apuntas a la comida de Año Nuevo donde la “merluza soasada con verdinas” y el “medallón ibérico atemperado con guindas y ravioli de nuez y gorgonzola” son el eje central de la primera comida del año...

La propuesta navideña del chef ejecutivo Agustín Rodríguez y todo su equipo está cuajada de sabores de antaño, de tradiciones arraigadas, de una vuelta a la infancia con aquellas largas tertulias alrededor de los dulces de Navidad y los villancicos de zambomba y botella de anís.

Y si apoteósica es la selección de entrantes, pescados y mariscos y platos de carne, los dulces no le van a la zaga. Olvídate del pastel de Gloria, el guirlache o las figuritas de mazapán, que de eso también hay. Pero “semifrío de almendras con jalea de pera y pan de higos”, “milhojas de vainilla con helado irlandés” o “bavaroise de chocolate, café y mousse de mazapán” son postres increíbles donde descubrir la Navidad en cada bocado.

Y por si esto fuera poco, el equipo de “El Monje” es capaz de hacer de cada menú una versión vegana tan sugerente que ni el mismo Papá Noel (devoto irredento de los dulces navideños y el pavo relleno) podría resistirse. Enciende la Navidad en Hotel Hospes Palacio de San Esteban: haz tu reserva en el 923 262 296 o en palaciosanesteban@hospes.com

Contenido patrocinado por Hotel Palacio de San Esteban.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png