01 diciembre 2020
  • Hola

Un ‘hogar’ para que las familias vulnerables de Salamanca se confinen

El Ayuntamiento abre el inmueble de la avenida de la Merced cedido por Cáritas

A través de Cáritas, una mujer con un bebé de quince meses llamó a la puerta del Ayuntamiento de Salamanca. Se encontraba en la calle, sin un techo bajo el que cobijarse y sin poder cumplir, por tanto, con la orden de confinamiento. Según contó a los servicios sociales, llegó de Baleares hace meses para quedarse en casa de una amiga, pero ya no podía seguir viviendo allí. Desde la Concejalía de Familia, la edil Ana Suárez, decidió activar un recurso que el Consistorio ya tenia preparado, un “hogar” para las familias con hijos que durante el Estado de Alarma se quedasen sin vivienda. Se abrieron para ella el pasado jueves las puertas de la residencia de los Sagrados Corazones, situada en la avenida de la Merced y donde la congregación desarrolla el proyecto Molokai en colaboración con la organización diocesana.

Ayer, tan solo un día después, se instaló en el inmueble otra mujer con un niño de 10 años. La previsión es que la próxima semana llegue otra con dos hijas adolescentes, un caso para el que el centro materno infantil Ave María pidió colaboración al Consistorio. Las niñas son ya mayores para esta residencia de madres solteras, así que se les dará cobijo en el caserón situado frente a la plaza de toros. Estas instalaciones disponen de habitaciones de una, dos y tres camas con y sin baño, cocina y un jardín. Diariamente se les lleva la comida y también les ha proporcionado la ropa que necesitaban y a través del equipo de Infancia y Familias del Ayuntamiento se va a trabajar con las madres para su reinserción sociolaboral.

No es descartable que en las próximas semanas esta instalación tenga que acoger a más padres y madres con hijos, según prevén desde el Área de Servicios Sociales. Ante el fuerte parón que ha sufrido la actividad económica y el aumento del desempleo, personas con escasos recursos pueden verse forzadas a abandonar sus viviendas al no poder afrontar el alquiler.

A lo pocos días de declararse el Estado de Alarma por la pandemia del COVID-19 y al verse reducidas por el obligado distanciamiento las plazas del centro de emergencia social de Cruz Roja, el Consistorio habilitó el albergue Lazarillo de Tormes como “hogar” de los indigentes que dormían en la vía pública, donde hoy se encuentran una veintena de personas. El centro municipal de Vistahermosa está listo para poder aislarles si entre ellos se detecta un positivo en coronavirus. Y por otra parte, el pabellón Rosa Colorado Luengo se acondicionó para alojar a los indigentes con trastornos y drogodependencias que se encuentran en la calle y resulten conflictivos. Este último continúa vacío porque, si bien hay casos, no aceptan confinarse voluntariamente, pero, según la Subdelegación de Gobierno, la Policía no les puede obligar a que se encierren en este espacio. Ninguna de estas tres instalaciones es adecuada para albergar a familias con menores. Por ese motivo, se ha abierto este nuevo “hogar”.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png