16 octubre 2019
  • Hola

Un genio salmantino de la Geología, bronce mundial

Alejandro Hernández ha quedado tercero en la olimpiada mundial, celebrada en Corea del Sur

16 sep 2019 / 18:12 H.

J.A.GARCÍA y M.SANTOS

Alejandro Hernández ha demostrado ser un genio en Geología tras conseguir este verano la medalla de bronce en las olimpiadas mundiales. Por iniciativa de su exprofesor del instituto Venancio Blanco decidió apuntarse a las nacionales, donde quedó en primer puesto, trampolín que le llevó a viajar hasta Corea del Sur. “Nunca se me pasó por la cabeza presentarme al concurso, fue el profesor el que me animó a hacerlo”, explica Alejandro Hernández, estudiante que se ha alzado con estos dos títulos.

Alejandro, junto con su compañera de clase, Coral Riesco, ganaron la fase provincial, lo que les llevó hasta Cáceres, donde, en solitario, se proclamó campeón de la fase nacional. “Ganar esta fase no me lo esperaba para nada. Fue una sorpresa porque, aunque iba preparado, no sabía que optaba a poder conseguirla”, comenta. Los cuatro ganadores de la fase a nivel nacional tenían acceso a competir en la última, la internacional, en Corea del Sur. “De cara a la preparación, aparte de archivos tanto de texto como digitales que mi profesor me proporcionó, también tuvimos una preparación en Madrid organizada por Geosen, una asociación de geólogos jubilados”, apunta.

“Cuando llegamos a Corea, aparte de la cultura, que es muy diferente, a nivel académico también tuve que aprender muchas cosas nuevas que no habíamos visto en el temario del instituto, puesto que la olimpiada era de Ciencias de la Tierra y el temario era mucho más amplio que el de geología, ya que esto era solo una parte de la prueba. Había cosas como la climatología, los procesos meteorológicos o incluso algunas partes de la astronomía que eran nuevas para mí”, añade el ganador del bronce.

Para Alejandro, la experiencia fue curiosa y, sin dudarlo, volvería a repetirla para seguir contribuyendo al interés general que debería existir por la ciencia. “La geología como hobby me gusta, pero mis intereses van más encaminados al ámbito de la biotecnología y de la biología”, indica. Por eso ha decidido comenzar a estudiar el grado en Biotecnología.

Al igual que sucedió en las otras fases, en el país asiático debía enfrentarse a varias pruebas. En primer lugar estaban los exámenes. “Tuvimos que hacer cuatro tests sobre un tema diferente: el agua, el aire, los volcanes y el magmatismo y el último de los planetas y procesos de radiación”, explica.

Tras esta parte teórica, los 180 alumnos de los 42 países que participaron en la última fase, se desplazaron hasta uno de los montes del país para identificar los diferentes tipos de rocas que se encontraban allí. “Teníamos que elegir los minerales más adecuados en función de su composición o a partir de una determinada roca, y señalar los diferentes procesos que podían haber tenido lugar en su afloramiento”, señala Alejandro. Una disciplina que el propio estudiante “no conocía” y en la que finalmente se ha alzado con este reconocimiento mundial.