07 julio 2020
  • Hola

Último impulso al vial del Hospital, que estará concluido en agosto

Las obras se encuentran en la última fase, tras el importante avance de los últimos meses con los trabajos más dificultosos | Falta construir la calzada, dos glorietas y un enlace

02 jun 2020 / 21:38 H.

El proyecto del vial del Hospital de Salamanca será una realidad en agosto, fecha en la que está prevista la finalización de la última fase de esta infraestructura que dará acceso al nuevo Complejo Asistencial. La obra se encuentra en el proceso final, después de que en los últimos meses haya experimentado un notable avance, pese a la situación provocada por el coronavirus. Sin embargo, la rápida actuación del Ayuntamiento de Salamanca para declarar esta obra como 'servicio esencial' permitió que tan solo estuviera interrumpida 24 horas. De esta forma, el futuro Paseo de la Transición Española, será realidad en unas semanas, permitiendo a los vehículos acceder al nuevo hospital a través del paseo de San Vicente y a través de la avenida Doctor Ramos del Manzano. En el primer caso, se construirá una glorieta de acceso, mientras que en el segundo se creará un enlace con la glorieta de Gloria Begué. Además, habrá otra glorieta en el centro del vial, junto a la entrada al hospital y a la zona de aparcamientos.

Esta compleja infraestructura ya ha concluido los trabajos más dificultosos, tales como instalar el colector de aguas residuales y pluviales generadas en la ciudad de Salamanca, que va en paralelo al río, de 2,5 metros de diámetro, a nueve metros de profundidad y con una longitud de 450 metros. En los últimos días se han instalado las últimas piezas prefabricadas de muro, otro arduo trabajo porque dichas piezas tienen hasta 14 metros de altura, mientras que se han colocado zapatas de 1,80 metros de canto, todo ello en la zona más próxima al paseo de San Vicente, junto a la futura glorieta que dará acceso a los vehículos al Complejo Asistencial. En la zona más próxima al puente de la Universidad se ha levantado un muro flexible de bloques, único por sus dimensiones en Salamanca. Se trata de un muro que permite adaptarse a terrenos con poca capacidad portante -que admiten poco peso- (por la cercanía al río es una zona con muchas arenas y gravas) y que en su interior cuenta con mallas para dar mayor rigidez al terraplén y con un ángulo de inclinación de unos 80% para aportar más estabilidad.

De esta forma, tras muchos avatares en esta infraestructura, estará concluida en agosto. Hay que recordar que en octubre de 2017, doce años después de que el Ayuntamiento y la Junta comenzasen a negociar la construcción del vial, el Consistorio aprobó el primer proyecto. En junio de 2018 iban a iniciarse las obras, pero la UTE adjudicataria pidió más dinero y la ampliación del plazo de ejecución. Finalmente, y tras casi medio año de demora, el contrato se resolvió de forma amistosa y en enero de 2019 se adjudicaron de nuevo las obras por 4,6 millones a Ferrovial, mientras que la dirección de obra la ejerce Castinsa. Unas obras que no pudieron comenzar hasta marzo y que ahora están a punto de concluir.

PALABRAS CLAVE