18 junio 2019
  • Hola

Todos los niños de Salamanca tienen garantizado un pediatra

No tendrán que ser vistos por médicos de familia y recibirán asistencia especializada

18 may 2019 / 19:50 H.

Salamanca podrá seguir ‘presumiendo’ de ser una de las pocas provincias de España en las que el 100% de sus niños tienen asignado a un especialista en Pediatría de Atención Primaria.

La Asociación Nacional de Pediatría denunció recientemente que cada vez es más frecuente que los menores de 14 años tengan que ser atendidos por un médico de familia, no especializado en el trato con menores. Uno de cada tres niños en España no son atendidos por pediatras, y hay regiones como Madrid o la Comunidad Valenciana en las que los casos son especialmente graves: en torno a la mitad de los niños son atendidos por médicos para adultos.

Dentro de Castilla y León también hay provincias en las que la situación es preocupante. La Asociación Nacional de Pediatría estima que hay cerca de 7.000 niños que no tienen asignado ningún pediatra en su centro de salud. Las provincias más afectadas por esta falta de pediatras son Burgos y León.

A favor de Salamanca juega el hecho de que la media de edad de su plantilla de pediatras es ligeramente inferior a la de otras provincias, por lo que la ola de jubilaciones llega con más retraso, y podrían tener tiempo para ir tomando medidas de choque antes de ‘tocar fondo’. Por otra parte, los MIR que se forman en la provincia salmantina se vienen mostrando más predispuestos a firmar un contrato con la Gerencia de Atención Primaria de Salamanca. “Les ofrecemos dedicar tiempo a la investigación y tecnificar los centros de salud. Se están incorporando dispositivos a los centros de salud como ecógrafos y otra tecnología que, precisamente, ellos controlan especialmente bien, y que suelen ser los encargados de manejarlos en los centros de salud”, explica José Martín Ruano, director médico.

La situación actual de la plantilla de pediatras de Primaria en Salamanca es de 35 pediatras de equipo y 4 pediatras de área. A esos 39 especialistas hay que sumarle otras dos pediatras sustitutas que actualmente están trabajando cubriendo las bajas de otros compañeros. La buena noticia es que de los pediatras residentes que se han formado en Salamanca durante los últimos cuatro años, se cuenta con que dos de ellos van a aceptar un contrato de al menos dos años para continuar su carrera.

La llegada de dos adjuntos más a la plantilla de pediatras de Salamanca va a permitir a la Gerencia ampliar más plazas en alguna demarcación. Hay zonas básicas de salud con especial necesidad de otro pediatra y todo apunta a que esa petición se podrá entender. La zona más ‘apretada’ es la de Periurbana Sur, que en cuestión de meses podría celebrar la llegada de un profesional más. Otros centros de salud con un desproporcionado cupo de niños por pediatra son los de Santa Marta o el de Villares de la Reina, aunque la Gerencia de Atención Primaria tiene que valorar cómo utilizar esos recursos. “Lo importante es que tenemos capacidad para que todos los niños desde los 0 hasta los 14 años estén asignados a un pediatra en sus centros de salud. Ahora vamos a ver cómo manejamos esos recursos”, apunta José Ruano.

Según el informe de la Asociación Nacional de Pediatría, “entre las comunidades autónomas con más problemas para cubrir sus plazas vacantes de pediatras destaca Madrid, con más de 18 plazas entre rurales y urbanas vacantes -además de 13 reducciones de jornada sin cubrir- sin pediatra desde las 18.00 horas. También la Comunidad Valenciana, con 15 plazas vacantes y Castilla y León, con otras 7 plazas vacías en zonas rurales de León y Burgos”. Salamanca es una privilegiada excepción.

PALABRAS CLAVE