24 agosto 2019
  • Hola

Suma y sigue de la ‘mafia de la chatarra’ en Puente Ladrillo

Sofocado un nuevo incendio de colchones en la calle Sierra de Quilama, el tercero en dos meses | Inmediatamente el Ayuntamiento retiró los residuos para evitar que cogieran el cobre

18 jul 2019 / 16:03 H.

La “mafia de la chatarra” ha vuelto a actuar en Puente Ladrillo, aunque sin mucho éxito. En la madrugada de este mércoles, sobre las 2:45 horas, los Bomberos tuvieron que actuar en la calle Sierra de Quilama, en Puente Ladrillo, para apagar un incendio de tres colchones. El tercero de este tipo en los dos últimos meses, una cifra mucho menor que la del año pasado por estas fechas, lo que indica que la estrategia puesta en marcha por el Ayuntamiento de Salamanca está dando sus frutos.

Desde hace meses, cada vez que se registra un incendio de restos de mobiliario, como colchones, pero también electrodomésticos o neumáticos viejos, se activa a los Bomberos y a la Policía Local, de forma que una vez sofocado el incendio se retiran los residuos en el momento para que no se puedan recuperar los restos de cobre.

Este tipo de incendios, muy habituales en la calle Sierra de Quilama, en una pacerla sin vallar, suelen ser intencionados. Sus autores queman los colchones o neumáticos con la intención de llevarse después el cobre que hay en su interior para su venta. En la madrugada del miércoles se quedaron con las ganas y también en los anteriores incendios de este verano, ya que la estrategia adoptada por el Ayuntamiento de Salamanca está resultando bastante efectiva, pese a que, según explican fuentes municipales, la “mafia de la chatarra” sigue intentándolo a distintas horas para ver si así consigue pillar despistados a Bomberos y Policía.

Hace cuatro meses la Policía Local interceptó a un joven cuando quemaba fundas de cable a plena luz del día

Hace cuatro meses tuvo lugar un incendio de este tipo. A plena luz del día, la Policía Local de Salamanca interceptó a un hombre de 27 años, I.B. P., que a las 13:45 horas del 25 de marzo estaba quemando gomas y fundas de cable en plena vía pública. Los agentes procedieron a su identificación y notificaron la sanción impuesta por esta práctica, considerada una infracción grave de la ordenanza municipal de Limpieza Urbana y Gestión de Residuos, que ascendió a 751 euros, ya que no era el primer expediente sancionador que se tramitaba contra el denunciado por el mismo motivo. En concreto, ya había sido sancionado con tres faltas leves tras haber llevado a cabo idénticas infracciones en septiembre de 2016 y en febrero y diciembre de 2017. La multa incluso podría haber sido mayor, hasta 1.500 euros, de acuerdo a la normativa correspondiente.

Los controles para “cazar” a los autores de estos incidentes se intensificaron el pasado año tras las quejas de los vecinos por los constantes vertidos ilegales y los incendios intencionados en la citada calle. En agosto de 2018, en solo cuatro días llegaron a registrarse cinco incendios a escasos metros de Sierra de la Quilama, además, en poco más de un mes, los bomberos tuvieron que acudir a esta zona en ocho ocasiones para sofocar incendios. En todos los casos la quema de restos se produjo en una superficie que ronda los 30.000 metros cuadrados, entre las calles Sierra de Quilama, Sierra del Barco y Camino de Moriscos. Mucha coincidencia para ser casualidad, por lo que la Policía Local, a instancias del Gobierno municipal, activó un dispositivo especial de vigilancia para intentar identificar a los autores de estos siniestros que parece que está funcionando.

PALABRAS CLAVE