30 junio 2022
  • Hola

Sonsoles Castro, jefa de la Unidad de Patología Forense de Salamanca: “Los forenses podríamos contribuir para conocer mejor esta enfermedad”

Castro señala que si se dotara a las salas de autopsia de las condiciones de bioseguridad necesarias, los forenses podrían aportar sus conocimientos sobre las razones por las que el virus mata y cómo mata

04 may 2020 / 12:14 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Desde el inicio de la pandemia, las autopsias clínicas se restringieron en la lucha contra el coronavirus, por seguridad y miedo al contagio, pero también por las dificultades en la disponibilidad de los equipos de protección y la falta de la seguridad de las instalaciones. En los últimos días son muchas las voces que en redes sociales y medios de comunicación destacan las virtudes de esta herramienta que podría aportar información clave para desarrollar estrategias terapéuticas ante una enfermedad nueva que se ha cobrado miles de vidas en todo el mundo y permitir conocer las razones últimas por las que el virus mata y cómo mata. Sonsoles Castro, doctora en Medicina y jefa de la Unidad de Patología Forense en Salamanca, es clara al considerar que si los forenses contasen a día de hoy con los medios adecuados, o los tuvieran los hospitales, podrían aportar sus conocimientos científicos y técnicos para conocer mejor una enfermedad que tiene atemorizado al mundo entero.


–La gente suele confundir autopsias clínicas con autopsias judiciales. ¿Qué las diferencia?

–Efectivamente y le pasa también al personal sanitario. Las primeras las hacen los anatomopatólogos en los hospitales y la finalidad es conocer mejor la fisiopatología de una enfermedad, cómo afecta al organismo, hasta dónde ha progresado, la eficacia de un tratamiento, o la razón última del fallecimiento cuando la clínica no es capaz de explicarlo. Se rigen por la ley de autopsias clínicas del 80 y el reglamento del 82. Las judiciales se hacen en casos de muertes violentas o sospechosas de criminalidad, según la Ley de Enjuiciamiento Criminal y las hacen lo médicos forenses con el fin de aclarar cuestiones de interés en un procedimiento judicial. Se hacen en los servicios de patología forense, o en lugares habilitados como tales, a veces salas de autopsias de hospital que se comparten.

–¿Qué pueden aportar las segundas para profundizar en la investigación del COVID-19?

–En el momento actual se realizan las autopsias siguiendo las recomendaciones del Consejo Médico Forense, y en la mayoría de los institutos de Medicina Legal y Ciencias Forenses se están resolviendo las cuestiones puramente judiciales. Pero creo que si tuviésemos los medios adecuados, o los tuvieran los hospitales, los médicos forenses podríamos aportar nuestros conocimientos científicos y técnicos para conocer mejor esta enfermedad.

“En la fase inicial, la SEAP desaconsejó las autopsias clínicas por el riesgo de contagio y propagación. Tampoco había salas suficientes con el nivel de seguridad adecuado”

–Desde el inicio de la pandemia la Sociedad Española de Anatomía Patológica (SEAP) recomendó no practicar este tipo de autopsias, ¿por qué motivo?

–En la fase inicial de esta crisis sanitaria, la SEAP la desaconsejó, entre otras razones, por el riesgo biológico de contagio para los ejecutores de la misma y por el riesgo de propagación del virus. No había salas de autopsias suficientes en los servicios de anatomía patológica de los hospitales con el nivel de seguridad adecuado -el denominado BSL-3- y además los propios patólogos estaban fuera de sus respectivos servicios al haber sido reasignados en muchos casos a las plantas en las que trataban a los afectados. La SEAP lo hacía atendiendo en primer lugar al clima de alarma social, pero también a la limitación de Equipos de Protección Individual (EPI) porque entendía razonable que fueran utilizados por el personal que atendía directamente a los pacientes. También por el riesgo de contagio y propagación del virus debido a los procedimientos propios de la autopsia, como la sección de los pulmones y otros órganos, que podían actuar como aerosoles que propagaran la enfermedad. Además, incluía entre los motivos la practica ausencia de salas de autopsia con niveles de seguridad BSL-3 o similar, es decir, salas de autopsia que tienen que tener unos niveles de seguridad muy avanzados. Y por último la adscripción, en muchos servicios de Anatomía Patológica, de parte del personal a otras unidades hospitalarias directa o indirectamente relacionadas con el manejo de pacientes con coronavirus (COVID-19).

– Respecto a las salas para realizar este tipo de autopsias, ¿cuántas hay habilitadas actualmente en España?

–En los hospitales, en el momento actual hay cinco salas de autopsias que tienen los requisitos de bioseguridad necesarios, aunque debido a la situación actual dos se han utilizado como depósitos. Algunos servicios de patología forense, sí disponen de las condiciones de bioseguridad requeridas, pero no todos.

–¿La SEAP planteó algún sistema alternativo?

–Sí, propuso la realización de biopsias postmorten, una recogida de tejidos que se realiza con las mismas técnicas que en vivo, normalmente con punción con aguja gruesa, que puede o no ir guiada mediante TAC. Se pueden hacer también de líquidos o secreciones, pero en este caso tendría menos valor. Otros estudios por biopsia de partes de un tejido, mediante la escisión o extracción, implicarían una mayor manipulación del cadáver y por tanto, mayor riesgo.

“La crisis probablemente cambie la adecuación de las instalaciones de los hospitales para que todos los integrantes de los servicios tengan mayor seguridad”

–¿Qué precauciones se deben adoptar en la práctica de autopsias en casos de afectados por coronavirus?

–Hay que contar con EPIs adecuados, salas de bioseguridad BSL-3 o similares (con presión negativa, filtros HEPA...) y sobre todo que las realicen personas debidamente cualificadas y entrenadas para trabajar en las condiciones requeridas.

–Hasta el momento podríamos decir que son contadas las autopsias clínicas practicadas en el mundo en afectados por COVID-19, no digamos en España...

–Documentadas de manera adecuada, se han hecho en EEUU (Oklahoma y Nueva Orleans), en Wuhan... pero son series pequeñas. También se ha hecho la primera en España en el Hospital Ramón y Cajal. Y luego circula por Twitter y por WhatsApp una serie de cincuenta autopsias realizadas en Bérgamo (Italia), pero no ha sido debidamente publicada.

“Circula por Twitter y por WhatsApp una serie de 50 autopsias realizadas en Bérgamo (Italia), pero por el momento no han sido debidamente publicadas”

–Esta crisis sanitaria va a cambiar la forma de trabajar de todos, ¿en qué manera cree que lo va a cambiar en los servicios de Anatomía Patológica?

–Probablemente cambie la adecuación de las instalaciones de los hospitales de manera que haya mayores condiciones de seguridad para todos los integrantes de los servicios.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png