Borrar
La psicóloga Ana Belén Silguero, en el Centro Municipal Integrado Julián Sánchez 'El Charro', durante la conferencia de este miércoles. OBES
«En esta sociedad, tratamos de vivir de espaldas a la muerte y nos equivocamos»

ENTREVISTA A LA PSICÓLOGA ANA BELÉN SILGUERO

«En esta sociedad, tratamos de vivir de espaldas a la muerte y nos equivocamos»

La psicóloga del Colegio de Psicología de Castilla y León (COPCyL) presentará en Salamanca unas conferencias sobre cómo afrontar la dureza de un duelo

Elena Martín

Salamanca

Jueves, 25 de abril 2024, 12:49

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

'Muerte'. Una palabra inesperada que supone un giro de 180º en tu vida. Seis letras que son capaces de llenarte de pena, incredulidad, rabia y culpa a la vez bloqueándote emocionalmente. La necesidad de querer gritar el dolor que llevas en tu interior y no poder. Un tema que sigue siendo tabú y que te aísla poco a poco metiéndote en un pozo profundo del que, a veces, sin ayuda, es imposible salir.

Sobre este tema y lo costoso que resulta el afrontar una despedida, la cual resulta ser para siempre, con alguien a quien queremos, la espiritualidad al final de la vida, el pacto del silencio y la planificación de voluntades anticipadas, se debatirá en las próximas cinco citas que el Colegio de Psicología de Castilla y León (COPCyL) ha organizado en el Centro Municipal Integrado Julián Sánchez 'El Charro' hasta finales del mes de mayo -el 29 de abril y el 6, el 13 y el 20 de mayo-, presentadas por la psicóloga Ana Belén Silguero.

¿Qué es exactamente el duelo? ¿Qué se siente en ese proceso?

—El duelo es una situación que atravesamos las personas cuando perdemos a un ser querido. A lo largo de él, se desarrollan varias fases. En un primer momento, nos quedamos en shock. No terminamos de creernos que estemos pasando por un momento así. Después, sientes frustración, rabia y malestar. También es verdad que todo depende de la relación que se tenga con la persona fallecida y de cómo lo afronte la persona que lo pasa. El duelo patológico es el peor porque se da cuando alguien no es capaz de afrontar lo que está viviendo.

¿Una persona joven lo afronta igual que un adulto?

—El duelo es único y particular en cada persona. Todas las personas que sufren la pérdida de un ser querido sienten que no son capaces de asimilarlo y de adaptarse a la nueva situación que ese duelo les depara. Los niños, al contrario de lo que se piensa, son capaces de enfrentar de mejor forma estas situaciones.

Siempre que hablamos de pérdidas, nos referimos a pérdidas físicas, pero también están la ruptura de proyectos vitales, las separaciones, los cambios de domicilio... Al final, todas esas situaciones son situaciones que trastocan algo. ¿Cómo podemos afrontarlas?

—Lo primero que hay que hacer es enfrentar la realidad. No podemos negar lo que nos está pasando. Debemos aceptar lo que está sucediendo. El quedarte con el dolor es tan malo como el hecho de no hacer todo lo posible por avanzar. Después, hay que buscar la forma más saludable para superarla.

¿Qué papel juegan las emociones en este proceso?

—Son fundamentales. Que la persona que está atravesando ese duelo sepa reconocer sus emociones, integrarlas y reconducirlas es clave.

Uno de los propósitos que se pretenden cumplir con estas conferencias es el de concienciar a la gente sobre esta realidad y sobre lo importante que es acompañar a la persona que la sufre...

—Sí. Al final, esta realidad es algo que todos vamos a vivir. Tarde o temprano, pierdes a un ser cercano. En esta sociedad, tratamos de vivir de espaldas a la muerte y a la enfermedad y nos equivocamos. Es algo que tenemos que enfrentar y que no hay que patologizar.

¿Es necesario despedirse?

—Sí. Es importante. Al final, cuando te despides, conoces cuáles son tus voluntades y te comunicas de una mejor forma con tu familia. Es clave para quedarse en paz. La labor de allanar ese camino es clave y, por eso, el trabajo que se hace en las unidades de atención a familiares o a personas que sufren enfermedades degenerativas graves o algún cáncer es maravillosa y necesaria. La psicología es trascendental en un proceso tan complicado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios