Borrar
La cocinera salmantina Sara Cámara.
La salmantina subcampeona nacional de cocina: «No sabría vivir sin ella»
Entrevista a Sara Cámara

La salmantina subcampeona nacional de cocina: «No sabría vivir sin ella»

La ledesmina ha quedado subcampeona en el Campeonato Nacional de Cocina y Repostería que se ha celebrado en Logroño, donde ha representado a Castilla y León. El año pasado, se proclamó campeona del certamen regional

Elena Martín

Salamanca

Miércoles, 29 de noviembre 2023, 10:33

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La alta cocina siempre ha sido la punta de lanza que ha rescatado a los productos que 'han pasado de moda' para encontrarles un espacio nuevo entre fogones. Es sinónimo de equilibrio, riqueza y versatilidad. La cocinera salmantina Sara Cámara, natural de la localidad de Ledesma, conoce a la perfección lo que se crea entre fogones. Ha dedicado gran parte de su vida a una profesión que no para de enriquecerle en todos los sentidos, que le ha hecho coincidir con muchos de sus homónimos y referentes y que le ha impulsado a ser reconocida en certámenes como el que ganó el mes pasado, de carácter regional. El pasado lunes y martes, ha representado a Castilla y León en el Campeonato Nacional de Cocina y Repostería, celebrado en el Palacio de Congresos Riojaforum y que ha reunido a 17 cocineros de nueve comunidades autónomas. Allí, se ha alzado con el segundo premio y con el galardón al mejor plato de carne.

¿En qué ha consistido el Campeonato Nacional de Cocina y Repostería? ¿Cómo le surgió la oportunidad de participar en él?

—Empezó el lunes en el Palacio de Congresos Riojaforum y terminó ayer. El primer día, las pruebas se centraron en la cocina salada y, el segundo, en la repostería. He participado en él porque, el mes pasado, me proclamé campeona del certamen regional, que se celebró en Valladolid. Respecto a las pruebas, también he de decir que te exigen que la carne sea conejo y que el pescado sea trucha. A partir de ahí, la elaboración tiene que ser propia. Tienes un total de cinco horas para cocinar todo desde cero.

¿Cuándo empezó su afición por la cocina?

—Llevo una trayectoria de 13 años entre fogones. Este campeonato me ha venido bien para ponerme a mí misma a prueba y salir un poco de mi zona de confort. El año pasado, ya me presenté y también quedé segunda. Por eso, he participado en este. Estoy muy satisfecha con el trabajo que he realizado.

¿Alguna vez se ha planteado presentarse a algún concurso de cocina como lo es MasterChef?

—La verdad es que sí. Estoy convencida de que pasar por un programa así termina abriéndote las puertas. Sería una experiencia diferente, pero... ¿Por qué no? Me gustaría.

¿Qué supone para usted la cocina?

—Empecé a sentir pasión por la cocina cuando estaba estudiando Secundaria. Me gustaba muchísimo. Antes que estudiar, prefería ponerme a cocinar con mi madre. De hecho, cuando terminé el instituto, empecé la carrera de Educación Social, pero la terminé dejando porque sentía que no me llenaba y que lo que realmente me hacía feliz era la cocina. Decidí ser valiente y apostar por lo que necesitaba.

¿Tiene algún referente?

—Mi trayectoria me ha llevado a coincidir con muchas personas realmente buenas. En Salamanca, por ejemplo, he estado con César Niño, de El Alquimista. Él fue de las primeras personas que me impulsaron a continuar en este camino. Después, estuve trabajando muchos años con Ana Rivas. Para mí, ella es la mejor cocinera de Salamanca. También considero referentes a mi abuela y a mi madre porque ellas cocinan con cariño.

¿Qué supondría para usted proclamarse campeona a nivel nacional en otra edición?

—Supondría un impulso muy fuerte y la recompensa a tanto sacrificio. Para preparar el campeonato, tienes que trabajar muchos meses antes. Has de concienciarte. Además de llevarme la 'inyección' económica del primer premio, también conseguiría ser la mejor cocinera de España. Sería increíble.

¿Qué requisitos tiene que tener un buen plato?

—Desde mi punto de vista, tiene que ser equilibrado en todos los sentidos. Ha de tener una buena mezcla de hidratos, vegetales... Eso es primordial.

¿Cuál es su punto fuerte entre fogones? ¿Qué es lo que mejor se le da?

—Todo lo que esté relacionado con el guiso. Es una comida muy perfeccionista y muy tradicional. La cocina tradicional es la base de todo. También me gusta mucho hacer verdura, pescado... Yo creo que no se me da nada mal.

¿Se plantea abrir un restaurante?

—Sí. Me veo una persona muy ambiciosa y yo creo que mi perfil no sería raro. Es algo que barajo muy en serio y sí me veo teniendo mi propio sello.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios