25 septiembre 2020
  • Hola

Sanidad sigue sin cumplir: una semana para dar los resultados a los negativos

Las demoras provocan pérdidas económicas a trabajadores, empresas y Estado, además de elevar la desconfianza en el sistema

14 sep 2020 / 21:07 H.

La gestión de las PCR sigue atragantándose a la Consejería de Sanidad, lo que provoca problemas con el rastreo de los casos, merma la actividad económica y despierta desconfianza en el sistema. Las comunicaciones de los resultados al paciente sigue tardando hasta siete días semanas después de que la consejera del ramo, Verónica Casado, anunciara medidas para cumplir con la recomendación de informar 24 horas más tarde de la prueba. En este tiempo las demoras se han achacado a la falta de reactivos del robot que analiza los test automáticamente, ya que la demanda actual supera a la capacidad de producción de la fábrica, y a la comunicación de los resultados que se ejecuta a través de técnicos y profesionales sanitarios, lo que retrasa aún más el proceso.

Como resultado, algunos contactos estrechos de positivos continúan esperando hasta una semana para saber si tienen que seguir en cuarentena o pueden incorporarse a su puesto de trabajo, demoras que mantienen durante días a los empleados de baja con la pérdida económica que esto supone, ya que cobran el 75% de su salario salvo que tengan un acuerdo con la empresa para que lo complemente. También repercute a las arcas del Estado y en las de las mutuas que deben asumir el abono de las prestaciones de baja, así como a la propia empresa, que se ve obligada a prescindir del empleado a pesar de que tiene que pagar el coste de su primer día de baja, las cotizaciones sociales y en su caso, el contrato de nuevos empleados para suplir al ausente.

Han pasado 15 días desde que Verónica Casado anunciara la compra de un nuevo robot para incrementar el ritmo de estudios de las PCR en el Hospital de Salamanca, pero todavía no se ha comunicado oficialmente ni la llegada de la tecnología ni su puesta en marcha, con reactivos diferentes a los de la máquina anterior para esquivar el déficit de reactivos.

El viernes pasado se reactivó la colaboración con la Universidad de Salamanca, que ya cuenta con el material para analizar entre 300 y 400 PCR diarias, y se envían test al Hospital de Segovia, pero aún así el “atasco” persiste. Las demoras también se han achacado al proceso “manual” de volcado de datos y de información al paciente de los resultados, para el que Casado anunció la puesta un marcha de un sistema automático que agilizara el proceso del que todavía oficialmente no se sabe si se ha implantado. Esta gestión provoca que el “tapón” en el control y seguimiento de los contagios se agrande, así como una peligrosa desconfianza en el sistema sanitario que semanalmente comunica variaciones “artificiales” en el informe diario de casos, con reducciones de nuevos contagios al principio de la semana cuando se hacen menos estudios PCR porque escasean los reactivos del robot y solo se practican de forma semiautomática, a lo que se suma el “efecto del fin de semana”, cuando solo se practican las pruebas urgentes.

PALABRAS CLAVE