21 marzo 2019
  • Hola

Salamanca planta sus primeros siete olmos autóctonos resistentes a la grafiosis

A los que se sumarán los más de 80 que va a donar el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación

20 feb 2019 / 17:14 H.

Las zonas deportivas junto al Puente Romano de Salamanca albergan desde este miércoles los siete primeros olmos plantados en la ciudad y que cuentan con una característica “especial”, que son “resistentes” a la grafiosis.

Alumnos del Colegio Marista Champagnat han sido los encargado de plantar los primeros ejemplares de este tipo, a los que se sumarán otros 86 y que han sido donados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Sobre la grafiosis, el jefe del Área de Recursos Genéticos Forestales del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, Felipe Pérez Martín, ha explicado que esta enfermedad ha provocado en las últimas décadas que haya prácticamente desaparecido la existencia de olmos.

Por ello, ya en el año 1986, comenzó un plan para buscar, analizar y multiplicar los olmos “resistentes” a la grafiosis, que no eran muchos pero que sí existían por “características anatómicas internas” que lo posibilitaban.

Ahora, gracias al estudio y después de inocular la enfermedad y ver que eran resistentes, 97 de ellos llegarán a Salamanca para colocarse en diez zonas distintas de la ciudad, tal y como ha señalado también el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo.

En concreto, 25 se ubicarán en el Parque del Baldío, agrupados en bosqueje y protegidos por un vallado, pues en este parque está permitida la presencia de animales sueltos; 20 en el Cerro de San Vicente, en un paraje donde originariamente había olmos junto al yacimiento arqueológico que constituye el origen de la ciudad de Salamanca; diez en el Parque de Don Juan Tenorio, junto a la calle Antonio Llorente Maldonado, agrupados en bosqueje y con riego automático; ocho en la ribera del Tormes entre la estación depuradora municipal y el Puente de Juan Carlos I, en uno de los meandros de la orilla derecha del río, en segunda línea de ribera.

Otros siete ya están en la ribera del arroyo Zurguén en Salas Bajas, junto al Parque de Antonio de Nebrija; y se sumarán seis en la ribera del arroyo Zurguén, colindantes a la Vía de la Plata, protegidos con tubos para evitar ser roídos o dañados por la fauna; seis en el Parque Botánico de Huerta Otea, en segunda línea de la ribera, donde ya hay sesenta especies de plantas; cinco en el Parque de los Jesuitas, entre las pistas deportivas y la zona de juegos infantiles; cuatro en el paseo del Rector Esperabé, en una zona ajardinada con riego automático; y dos en el parque de La Alamedilla, en los dos parterres con menos densidad para garantizar su crecimiento.

Esta iniciativa se enmarca dentro del Plan Especial de Protección de la Infraestructura Verde y la Biodiversidad de Salamanca (Pepivb), con 276 medidcas y 88 de ellas ya están presupuestadas con 10,7 millones para los primeros cinco años, ha indicado el alcalde.