Borrar
Trabajo con hongos en uno de los institutos de investigación de Salamanca.
Salamanca, muy atenta al hongo letal que asusta en Estados Unidos: cándida auris

Salamanca, muy atenta al hongo letal que asusta en Estados Unidos: cándida auris

Los casos se han duplicado y causa la muerte en más del 33% de los infectados | Se vuelve resistente a los fármacos antifúngicos y suele ocasionar brotes

Javier Hernández

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Lunes, 27 de marzo 2023

Compartir

El hongo cándida auris está haciendo saltar todas las alarmas en Estados Unidos porque a lo largo de 2021 el número de infecciones creció un 95% y su letalidad es elevada: uno de cada tres infectados falleció.

En Valladolid se registraron algunos casos de este hongo coincidiendo con la pandemia del coronavirus, mientras que en Salamanca no existe constancia de infecciones recientes, pero se mantiene la vigilancia por las noticias que llegan desde América, aunque no con tanto pánico como el que se ha generado a nivel mediático.

Entre las causas de este alarmismo hay dos. La primera es un estudio científico que confirma que no es un problema baladí. La segunda tiene que ver con una de las series televisivas del momento, ‘The last of us’, que recrea una pandemia causada por un hongo que termina con la humanidad. En la ficción, los científicos explican que a lo largo de la historia el ser humano ha sido capaz de sobreponerse a epidemias de virus y bacterias, pero la batalla contra los hongos la tiene perdida.

El jefe de Microbiología del Hospital de Salamanca, Juan Luis Muñoz Bellido, explica que el principal problema de este tipo de hongos es que “se ha vuelto multirresistente a algunos medicamentos que existen para combatirlos, tiene presencia en centros sanitarios y, además, es especialmente peligroso para pacientes con predisposición a infectarse como suelen ser los inmunodeprimidos, que, generalmente, también suelen visitar los centros sanitarios, por lo que tiende a aparecer en brotes y no de forma individualizada. Puede afectar a pulmón, cerebro... a cualquier órgano”.

La forma de transmisión de los hongos es similar a la de virus o bacterias, aunque si cabe es más rápida. “Puede contagiarse por contacto, por respirarlo, de persona en persona... Las cándidas albicans, que son de la familia del hongo del que ahora se habla, están en el ambiente. Cualquier cosa que haya en la naturaleza y tenga moho, como la fruta, por ejemplo, tiene probablemente el aspergillus, que suelta esporas al aire y se transmiten muy fácilmente. Se estima que en torno al 15% de la población podría tener cándida albicans en la piel y en zonas más húmedas como la axila o la ingle, lo que sucede es que está ahí y no le produce ninguna patología”, explica el doctor Bellido.

Otro de los factores que convierten a los hongos en una inquietante amenaza es que “el espectro de antifúngicos -fármacos dirigidos contra hongos- no es tan grande como los antibióticos que se emplean frente a las bacterias”. Además, cuando hay que recurrir a estos fármacos es porque la infección ya está generalizada y, posiblemente, los tratamientos serán más largos que en otro tipo de infecciones.

Los síntomas de una infección originada por un hongo pueden confundirse con los de otro tipo de infecciones, por lo que es necesario recurrir a una prueba específica para determinar la causa de la infección.

“Podemos utilizar las PCR, aunque lo más habitual es una prueba de cultivo con muestras de piel, orina, saliva... También utilizamos la espectrometría de masa: una técnica con la que individualizas las proteínas que componen el hongo y te permite saber cuáles la integran y en qué cantidad. Eso te aporta una huella dactilar del hongo ya inconfundible”, concluye el catedrático.

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios