22 agosto 2019
  • Hola

Salamanca multiplica por tres las concesiones del subsidio por desempleo tras la reducción del límite a los 52 años

En febrero, cuando solo lo podían pedir los mayores de 55 años, el Gobierno concedió 96 prestaciones en Salamanca, mientras que en marzo, al bajar la edad, han sido 331

20 abr 2019 / 08:47 H.

La bajada del límite de edad a 52 años para obtener el subsidio por desempleo que antes solo podían solicitar los mayores de 55 ha multiplicado por más de tres las concesiones en la provincia salmantina. Los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) muestran que si en febrero fueron 96 las altas en la prestación, cuando todavía el límite era de 55 años, en marzo se han disparado hasta las 331. Una cifra que hubiera sido mayor si la rebaja de la edad no hubiera entrado en vigor a mitad de mes —lo hizo el día 13—.

Las cifras muestran el importante flujo de peticiones que han recibido los servicios públicos de empleo en las últimas semanas para tener acceso a una ayuda que no tiene una duración limitada y que supone el ingreso mensual de 430,27 euros. El propio SEPE reconoce la existencia de un importante volumen de personas con edades comprendidas entre los 52 y los 55 años, y mayores de esta última edad que no habían podido acceder al subsidio para mayores de 55 años por no cumplir los requisitos de éste último, lo que ha generado un elevado número de solicitudes con casuística de lo más diversa.

El subsidio exige haber cotizado seis años al desempleo y cumplir con todos los requisitos, salvo la edad, para acceder a cualquier tipo de pensión contributiva de jubilación de la Seguridad Social. La colaboración entre ambas instituciones, SEPE y Seguridad Social, es clave para certificar que los solicitantes cumplen los requisitos. Por eso se ha solicitado aumentar el número de servidores y se ha puesto en marcha un Plan de Intensificación de Actuaciones para que las direcciones provinciales de la Seguridad Social puedan dar una respuesta aún más rápida a las solicitudes de aclaraciones sobre la vida laboral de los peticionarios del subsidio.

La ayuda económica que reciben los que tienen el visto bueno es de 430,27 euros al mes, el 80% del IPREM. Su duración es indeterminada, ya que se prolongará hasta que el beneficiario encuentre un empleo —o cuente con rentas propias— o bien alcance la edad con la que puede empezar a cobrar la pensión contributiva por jubilación.