19 septiembre 2020
  • Hola

Rocío Lucas, consejera de Educación de CyL: “En el colegio habrá más seguridad que en el parque”

Admite que una de las lecciones del pasado curso ha sido la necesidad de luchar contra la brecha digital que sufren centros y alumnos. Asegura que la Junta ha aprendido y que va a mejorar por si se vuelve a la enseñanza telemática, pero afirma que si la pandemia no se descontrola, habrá clases presenciales

06 ago 2020 / 20:39 H.

La educación vivió el pasado curso meses inauditos por la pandemia, reconoce la consejera de Educación. Ahora, en plena preparación del próximo, el reto es conseguir que los alumnos vuelvan de manera presencial a las aulas, más responsabilidad aún para Rocío Lucas y su equipo.

–¿Qué lecciones han aprendido de lo ocurrido el pasado curso?

–Lo primero es agradecer el trabajo de familias y docentes. En otros países se plantearon otras opciones, como la de dar por acabado el curso, pero en España y Castilla y León queríamos que continuara de forma telemática. Por eso el mayor aprendizaje es que necesitamos más digitalización. Es muy importante en el ámbito educativo. Aunque somos una de las comunidades pioneras en contar con un portal de educación o en formación educativa con tecnología en las aulas, es necesario luchar contra la brecha digital. De nada sirve tener tecnología en los centros si luego no tienes internet en esas localidades. Hay que trabajar todo lo necesario para acabar con esa brecha y llevar la digitalización a todos los puntos de la Comunidad.

–¿El proyecto Escuelas Conectadas, que lleva internet ultrarrápido a todos los centros, estará finalizado para septiembre?

–Hubo un impulso en el curso pasado pero con el estado de alarma se paró todo. Cuando se ha permitido retomar la actividad, al ritmo actual confiamos en tener en septiembre a la mayoría de centros con banda ancha ultrarrápida. Si en alguno no hay, y volvemos a la formación online, lo haremos con las tarjetas SIM. No obstante, pensamos que a final de septiembre estarán todos los centros conectados a la red de Escuelas Conectadas.

–Si se mantiene la situación actual, ¿las clases serán presenciales en septiembre?

–La Junta está preparando el curso como si fuera presencial, una presencialidad segura. No es lo mismo que el curso pasado, no son las mismas ratios ni las medidas de higiene de entonces. Es verdad que existe un plan ante posibles cierres y la digitalización del centro. Pero si la situación epidemiológica se mantiene como hasta ahora, con los grupos estables en Infantil y Primaria, con 22 en lugar de 25 o 27 alumnos, y en los grupos de Secundaria y Bachillerato, con 25 en lugar de 27 o 30, se pueden mantener las distancias de seguridad y detectar con mayor facilidad positivos y hacer la trazabilidad. A mayores hay medidas de higiene, limpieza, escalonamiento en las entradas y salidas de las aulas, más contratación de profesores... Si todos somos diligentes en cada una de nuestras competencias y asumimos las medidas de seguridad, la idea es que comencemos con presencialidad.

–Si una familia decide no llevar a su hijo a clase por miedo a contagios, ¿qué medidas adoptará la Junta?

–Habrá que analizarlo caso por caso y sus circunstancias particulares, pero con carácter general la enseñanza es obligatoria y la administración pone todos los medios para que haya un curso seguro. Se pueden contagiar también en la calle. En el colegio habrá más seguridad que en el parque u otro lugar donde haya menores.

–Y si se detecta un contagiado o un caso sospechoso, ¿cuál va a ser el procedimiento?

–Haremos lo que nos ha dicho Salud Pública. Se aísla, se llama al 112 y luego entran en funcionamiento las autoridades sanitarias. Si tienen que pasar una cuarentena, los alumnos seguirán teniendo clase pero de forma online.

–Todos los trámites para el inicio del curso se han retrasado varios meses. ¿Estará todo preparado en septiembre?

–Durante el estado de alarma no se pudo hacer nada y ahora estamos recuperando todo lo que no pudo realizarse entonces. El proceso de admisión ha tenido que efectuarse de manera online porque era imposible realizarlo presencialmente porque la situación de Castilla y León en esos momentos era peor que la de otras comunidades que sí la hicieron presencialmente. Ahora ya estamos con los contratos de transporte, de comedor, del plan Releo, las becas... Se está trabajando contrarreloj, pero se llegará a septiembre.

–Si la pandemia empeora y volvemos a la enseñanza telemática, ¿sería parecida a la del tercer trimestre?

–Habrá cambios. En el tercer trimestre había centros que no podían acceder al portal educativo o no tenían aulas virtuales implantadas. Durante julio, en conexión con los equipos directivos, se ha trabajado para solucionar estos problemas. El portal tiene ahora más capacidad para dar soporte a los centros públicos, y se lo ha ofrecido a los concertados. También hemos analizados los dispositivos digitales que tienen los centros. Llevamos adquiridos 6.000, a los que se sumarán más, lo que nos asegura que, en el caso de que haya otro confinamiento, haya dispositivos digitales para la comunidad educativa, además de planes de formación para los docentes que no supieran o quisieran tener conocimientos de aula virtual. Estaríamos mejor preparados.

–¿También se flexibilizarían los requisitos para titular y pasar de curso?

–El tema de la exigencia en la promoción y titulación se ajustó en el tercer trimestre en Castilla y León a la legalidad. Para el próximo curso, y salvo que la Lomloe modifique la normativa, la Consejería de Educación cumplirá la norma en vigor. En cuanto a los contenidos curriculares, si estaban o no más rebajados, hay materias que se van a incorporar en septiembre y que no se avanzaron en el último trimestre del pasado curso. Si volvemos a estar confinados nuevamente, ya se vería cómo se reconfiguraría la carga curricular de los estudiantes. Pero no se han relajado los requisitos para la promoción, simplemente las enseñanzas son distintas. No es lo mismo la presencialidad y la capacidad del profesor para llegar a los alumnos, que la enseñanza online.

–Habló de que este curso se van a contratar entre 500 y 600 docentes más. ¿Serán para facilitar los desdobles o cubrir bajas de otros docentes?

–Si hay un grupo de 27 y se deja en 22, ese grupo se va a desdoblar en dos. Por lo tanto estamos hablando de profesores con vacantes ordinarias, no van a ser sustituciones. Las sustituciones son un capítulo aparte. Cuando se habla de la contratación de 500 a 600 docentes, son vacantes puras, contrataciones de curso para esos grupos que hemos tenido que reducir para dar mayor seguridad.

–Hay sindicatos que cifraban en 4.000 los docentes de más necesarios.

–Desconozco ese tipo de previsiones y los cálculos que han realizado. Nosotros hicimos la previsión de 500 a 600 docentes y cuando hemos mandado a los centros la relación definitiva, no ha fluctuado mucho de la previsión que hicimos. Sí es cierto que todavía no tenemos los datos exactos de matrícula de alumnos, pero no va a variar mucho para tener ese número de profesores. Si habrá alguno más o alguno menos de los que hemos mandado a los colegios e institutos, dependerá de esa matrícula.

–¿En qué centros o enseñanzas habrá más desdobles?

–La mayoría serán en centros urbanos, porque en los rurales hay menos alumnos. Y se da tanto en Infantil y Primaria como en Secundaria y Bachillerato.

–¿Las medidas extra de seguridad se mantendrían todo el curso si surgiera una vacuna?

–La contratación de profesores y adjudicación de grupos será hasta final de curso. No habrá ningún reajuste en este punto aunque haya vacuna. En el caso de la limpieza u otra medida se puede ir analizando, pero prácticamente todas se plantean hasta final de curso.

–¿Se ha especificado qué tipo de aulas pueden usar los centros para garantizar las distancias?

–Son aulas que actualmente están dedicadas a docencia o pueden destinarse a ello, pero no de forma directa. No planteamos polideportivos por ejemplo. Se trata de aulas polivalentes, un salón de actos... Prácticamente en todos los centros donde hay que desdoblar grupos existe capacidad para hacerlo. Dar clases al aire libre, como proponía la ministra, está descartado.

–¿Cuánto va a suponer de gasto extra el próximo curso?

–Es muy precipitado hablar de una cifra en estos momentos. Estamos en plena preparación, así que no quiero aventurar una cifra, pero es una cuantía importante del presupuesto. Hay que contratar más docentes, también en la concertada, comprar mascarillas, más acompañantes en el transporte y más personal de limpieza. Los comedores necesitarán más personal y habrá más turnos. Todo es necesario para que el inicio del curso sea lo más seguro posible.

–Será difícil que niños de 7 u 8 años lleven siempre la mascarilla.

–Nos hemos ajustados a lo que establece el decreto ley. Viene establecido por el Ministerio de Sanidad. Habrá que extremar las medidas para su cumplimiento y explicar a los niños la necesidad de llevar la mascarilla. Habrá momentos en el aula que a lo mejor será posible que se retiren esa mascarilla, pero dependerá del profesor y de su actuación.

–¿Proporcionarán mascarillas a los alumnos?

–La mascarilla es obligatoria llevarla puesta desde casa. Si se estropea o deteriora en el aula o se le ha olvidado o caído, lo cubriría la Consejería.

–Los sindicatos han criticado su gestión por no haber negociado con ellos cómo será la vuelta a las clases.

–Es muy respetable su opinión, pero ha sido un trimestre anómalo en que se trataban en muchos casos de decisiones sanitarias que difícilmente se podían negociar. En lo que se podía negociar, se ha hecho. Así ha sido con las oposiciones, la adjudicación de plazas a interinos o la designación de directores. En otros aspectos la Consejería les transmitió que no había posibilidad de negociación.

–El periodo de preinscripción de FP y la Escuela de Idiomas ha acabado. ¿Se ha notado un menor interés por el coronavirus al tratarse de enseñanzas no obligatorias?

–En FP de grado superior se mantiene estable, al igual que en la de grado medio, mientras que en FP Básica se ha visto una bajada de alumnos por el confinamiento, ya que hubo menos posibilidades de orientar al alumno. En la Escuela de Idiomas se mantiene más o menos igual.

–La certificación de idiomas en la Escuela de Idiomas ha sido muy discutida por los alumnos este año al ser trasladada a septiembre y octubre. ¿No había otra forma de hacerla?

–En junio no existía posibilidad de hacerla porque por la situación de Castilla y León entonces era imposible hacer esas pruebas presencialmente. La única opción era en septiembre. Salvo alguna comunidad que ha agrupado la promoción y la certificación, saltándose la norma según nuestra visión, el resto de autonomías han hecho lo mismo que nosotros. Esperemos que las condiciones la permitan hacer en septiembre.

–¿Habrá muchas listas extraordinarias de interinos este curso por falta de docentes en algunas especialidades?

–Estamos manteniendo reuniones con las organizaciones sindicales y uno de los elementos a analizar son las listas de interinos extraordinarias que hay que elaborar porque en algunas especialidades había pocos candidatos al final del curso pasado. Y teniendo en cuenta que se van a contratar más docentes en todas las comunidades, en algunos casos tendremos que abrir listas. Algunas serán para el inicio del curso y otras según se vayan agotando. Es ahora cuándo tenemos que decidir cuáles se abren y cuáles no.

–¿Habrá oposiciones el próximo curso?

–Hemos hecho la EBAU con 11.000 personas en tres días y en sitios más concentrados. Las oposiciones se reparten por toda la Comunidad, por lo que si la situación epidemiológica continúa así, lo veo factible. Si empeora, ya lo tendríamos más complicado. También esperamos que dentro de un año la vacuna o el tratamiento estén más avanzados.

–¿Serán solo para profesor de Secundaria o también de maestros?

–Lo debemos analizar con los sindicatos. De momento solo Secundaria, que es lo que está pactado con ellos. Si afecta al final a Primaria es un tema que llevaríamos a la mesa sectorial. Eso sí, cuanto más volumen de personas tengamos, más difícil será organizarla, sobre todo en la actual situación epidemiológica.

PALABRAS CLAVE