16 julio 2019
  • Hola

Rechazo a fichar en Salamanca: esto es lo que opinan los diferentes sectores

El personal de alta dirección queda excluido del proceso, que deja a elección de la empresa el sistema de control

15 may 2019 / 10:30 H.

Las empresas más pequeñas, las mayoritarias en Salamanca, son las que están más desconcertadas con la aplicación del registro horario y la carga administrativa que supone. Sectores como el agrícola y ganadero ven dificultades en su puesta en marcha al desarrollarse las tareas fuera de la sede de la empresa, algo que se repite en el caso de la construcción.

SECTOR PRIMARIO: Más obligaciones para agricultores y ganaderos

Buena parte de los trabajadores de agricultores y ganaderos de Salamanca no pasan por el centro de trabajo durante su jornada laboral, circunstancia que complica aplicar herramientas de control. El colectivo no ha tenido hasta ahora ni hojas de cálculo para que sus empleados fichen, trabajadores con una gran movilidad dentro las explotaciones, con jornadas muy vinculadas a veces a las horas de sol y que en invierno podrían ser más cortas. La situación se complica aún más cuando se trata de empresas con un solo trabajador que debe desempeñar diferentes tareas cada día. Para evitar la gran burocracia que ya soporta el colectivo, muchos se inclinan por modificar la normativa y realizar cuadrantes que se firmen de forma mensual, en vez de diarios como exige la ley.

HOSTELERÍA: Más oxígeno para adaptarse a la nueva situación

El sector de la hostelería reclama flexibilidad para aplicar la nueva ley que obliga a controlar la jornada laboral. Así lo pone de manifiesto el presidente del colectivo, Álvaro Juanes. “Vamos a solicitar una reunión con la Inspección de Trabajo para informar después con más detalle a nuestros socios sobre diversas cuestiones”, explica. “Intentaremos que la norma se pueda flexibilizar lo máximo posible porque para la hostelería va a tener cierta complicación”. Sostiene que a nivel general es dificultoso poner en marcha el control de jornada porque la hostelería tiene horarios diferentes. “A veces tenemos eventos que se alargan o se acortan con respecto a lo previsto, extras que llegan nuevos y desconocen los procedimientos, no sabemos cómo se regularán las concesiones a trabajadores para conciliación...”, relata el presidente. Se muestra seguro de que a medida que avance el tiempo surgirán nuevas cuestiones, pero también le consta que la Inspección tiene voluntad de ayudar. “Hay empresas que ya han establecido los controles, pero en general va a costar”.

CONSTRUCCIÓN: Las complicaciones para los pequeños reformistas

Los constructores de Salamanca tampoco están contentos con la imposición del Ministerio de Trabajo. La mayoría de las empresas del sector son pequeños reformistas que ni siquiera pasan por la oficina durante buena parte de la semana, ya que desarrollan su trabajo en otros puntos de la ciudad, de la provincia o de las provincias cercanas. “Es un procedimiento que supondrá costes si no se recurre a las hojas de Excel, que por otro lado no son prácticas en nuestro lugar de trabajo. ¿Haces ir cada día a los trabajadores a la oficina y volver a la obra?”, se pregunta Javier Tamames, presidente de la asociación de empresas salmantinas de la construcción Aconsa. “Cada día estamos en un sitio y no pasamos por la sede”, explica el profesional. Recuerda que hace un año ya se impuso durante unas semanas la medida. “La mayoría aplicará el control con hojas de cálculo y ya se valorarán otras opciones si la cosa va a mayores”.

LA GUÍA: Se excluyen los autónomos y el personal de alta dirección

Según la guía publicada por el Ministerio de Trabajo, se excluyen de la obligación de fichar los autónomos, ya que por definición no son empleados, aunque los que tengan trabajadores deberán imponer el sistema de control en su empresa. También estarán exentos los empleados de alta dirección, así como algunos trabajadores móviles tales como empleados determinados transportes por carretera, de la marina mercante o de servicios de interoperatividad transfronteriza en el transporte ferroviario. Para el resto la medida es obligatoria con independencia del número de trabajadores del negocio o si su tarea se desarrolla en el centro de trabajo de la empresa. En el caso de trabajadores de ETT será la empresa usuaria la que lleve el control. La guía también aconseja incluir en el registro las pausas diarias. La norma no especifica un sistema de control, solo que debe ser diario e incluir el momento de inicio y finalización.