15 agosto 2020
  • Hola

¿Qué pasa con las piscinas vecinales en Salamanca?

Hay comunidades de propietarios que han optado por no abrir el recinto mientras que otras están pendiente de hacer junta

24 jun 2020 / 19:34 H.

Los conflictos vecinales “ya han surgido” y se van a “agudizar” este verano a cuenta del uso de las piscinas comunitarias. Así lo advierte el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Salamanca, Ángel Hernández, que recuerda cómo desde hace un mes la normativa sobre piscinas se ha ido modificando constantemente, y ahora “no hay una normativa uniforme para todo el Estado”. De la estricta orden ministerial de la fase 2 en la que se hablaba de un 30% de aforo y distancia de 2 metros, se ha pasado a la norma de la Junta de la nueva normalidad con 75% de aforo y 1,5 metros de distancia, aplicable tanto a piscinas públicas como a comunitarias.

“Es muy diferente una piscina pública o de gestión privada, que tienen sus recursos, cobran entrada... a una piscina de una comunidad de propietarios con recursos limitados. Además, son usuarios identificables porque son vecinos o invitados. Si hubiese un contagio sería más fácil realizar el rastreo”, reconoce Hernández, que confirma que son múltiples las consultas que las comunidades están haciendo llegar a los administradores de fincas.

“Hay comunidades que ya han decidido no abrir la piscina. Otras han convocado juntas de propietarios para los próximos días, ya que durante el estado de alarma no las podíamos celebrar”, explica el presidente del colegio de administradores.

El control de aforo, marcado al 75%, es uno de los aspectos difíciles de controlar, así como la aplicación de turnos porque la mayoría de vecinos suele tener la misma preferencia horaria, por lo que los administradores apelan a la actuación responsable de los vecinos que, si ven que hay demasiada gente en el recinto, “se den media vuelta”.

PALABRAS CLAVE