Borrar
Imagen de la localidad de Miranda del Castañar. ARCHIVO
El pueblo medieval salmantino que acogió en su castillo a los templarios

El pueblo medieval salmantino que acogió en su castillo a los templarios

Cuenta con 600 metros de muralla y un casco antiguo declarado Bien de Interés Regional

Elena Martín

Salamanca

Jueves, 30 de mayo 2024, 11:36

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Castilla y León es una comunidad autónoma bastante rica en cultura, historia y patrimonio. Prueba de ello es que, en muchas de sus localidades, han dejado huella personajes que han supuesto un antes y un después en su historia. De entre las provincias en las que ha sucedido esto, es imposible olvidarse de Salamanca. Y es que la provincia charra cuenta con numerosos edificios históricos como fortalezas, iglesias parroquiales, acueductos, puentes o castillos dignos de ser recordados.

Pocas personas conocen que una de las villas más conocidas en Castilla y León y, en concreto, en Salamanca, acogió en su castillo a los templarios. Formada por un casco antiguo declarado Bien de Interés Regional y por 600 metros de muralla, la comarca histórica de la Sierra de Francia de Miranda del Castañar, extendida por el sur de la provincia, es una de las localidades que merecen la pena ser visitadas.

Vinculada al Conde Miranda, fue considerado como enclave estratégico defensivo y de vigilancia especial entre los ríos Francia y Benito ante el resto de municipios de la zona. Según Turismo de Salamanca, su castillo, construido en el siglo XV sobre una fortificación y el cual se puede observar desde la plaza que hay frente a él, acogió durante varios meses a la Orden de los Caballeros Templarios con fines hospitalarios.

Por último, hay que resaltar que una de las cosas que hacen más admirable a este municipio es el laberinto de casas apiñadas con el que cuenta, además de las callejuelas estrechas que tiene y las cuatro puertas que atraen a sus turistas: la de San Ginés, la de la Villa, la de Nuestra Señora y la del Postigo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios