16 septiembre 2019
  • Hola

Premio al Hospital de Salamanca por su innovadora iniciativa en el área de Salud Mental

La consulta de adherencia terapéutica enfermera en pacientes del área de Psiquiatría ha conseguido que solo una persona haya tenido que ser ingresada en cuatro años

12 jul 2019 / 20:06 H.

El Hospital de Salamanca ha sido premiado por su innovadora consulta de adherencia terapéutica enfermera en pacientes del área de Salud Mental. La segunda edición de los Premios OAT para la Mejora de la Adherencia al Tratamiento ha aplaudido un proyecto estrenado en Salamanca hace cuatro años y que, como peculiaridad, va dirigido a pacientes del área de Psiquiatría.

Pilar Monzálvez exportó la idea de una iniciativa similar en Zamora y la adaptó al contexto de un Complejo tan grande como el de Salamanca. “Esta consulta consiste en que los pacientes acuden todos los días a tomar la medicación oral a la consulta que está frente al Virgen de la Vega. Como acuden todos los días nos aseguramos de que toman la medicación, mientras que los inyectables van una vez al mes, y así también nos aseguramos de que están cubiertos”, explica.

Una de las claves de esta consulta es que una enfermera se encarga de revisar diariamente a los pacientes. “Si algún paciente está desestabilizado, se contacta rápidamente con el psiquiatra de referencia y se solicita una consulta urgente. De este modo se evitan los ingresos”. Lo cierto es que durante los cuatro años que lleva funcionando esta consulta, tan solo se ha producido un ingreso de una paciente que se desestabilizó y fue necesario tomar medidas.

“Están muy controlados porque les vemos todos los días, salvo los fines de semana, que sí se llevan la medicación”, apunta Monzálvez.

La Fundación OAT que ha premiado al Hospital trabaja especialmente en enfermos crónicos y personas mayores, por eso han valorado la iniciativa salmantina con enfermos tan específicos como son los de Salud Mental.

El hecho de ‘obligar’ al paciente a acudir a diario a la consulta de adherencia terapéutica no se valora como una incomodidad, sino como un beneficio. “De este modo les hacemos levantarse. De lo contrario, se levantarían a la hora que quisieran, se tomarán los medicamentos del desayuno a la hora de la merienda, se olvidan... Nosotros les hacemos estar aquí a las 9:30. Eso les obliga a tener unos hábitos. Tienen que tomarse la medicación delante de nosotros y, además, preparan el pastillero de toda la semana y colocan la medicación que tienen prescrita para cada hora”, relata Pilar Monzálvez.

Otra de las ventajas de esta consulta es que la medicación siempre permanece a recaudo de los sanitarios y no se guarda en la casa de cada paciente. “Hay veces en que los pacientes se descontrolan, y si tienen a mano pastillas en casa se pueden tomar muchísimas de una sola vez. Con estos nos aseguramos de que no sea posible”.