Borrar
Javier Sánchez en el camión de bomberos de 1930 del MHAS, al que se ha subido por primera vez este martes. ALMEIDA
El pequeño apasionado por los coches: «Me encanta este sitio»

El pequeño apasionado por los coches: «Me encanta este sitio»

Javier Sánchez, de solo siete años, es el fan número uno del Museo de Automoción de Salamanca donde se encuentra su vehículo preferido: el camión de bomberos

Belén Hernández

Salamanca

Martes, 14 de mayo 2024, 17:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El pequeño Javier Sánchez, de Ledesma, se ha llevado este martes una enorme sorpresa. Pensaba que iba a ir al médico, pero sus padres le han llevado al Museo de Historia de la Automoción de Salamanca, donde es el fan número 1.

Desde que tenía dos años y medio lo ha visitado hasta nueve veces, por lo que ha recibido el primer pasaporte del museo, una herramienta para ayudar a los niños a adentrarse en los secretos del centro.

«Estoy muy contento», confesó después de hacer una visita rápida con sus padres antes del acto, aprovechando que habían llegado antes.

«El museo me encantan porque hay muchos coches y me lo paso genial. Sobre todo le doy muchas gracias al padre José y a Tontín (los personajes de las visitas guiadas)». Javier especifica que Tontín se llama Carlos, que le avisa de cada nueva visita para que acuda.

«Soy el arreador de las visitas», señala el niño, que ostenta el cargo después de que les dijera a los actores que tenían que azuzar a los visitantes para que avanzaran, «igual que hacen en mi pueblo con los rebaños».

Se sabe todas las preguntas que lanzan durante el recorrido y obliga a que las tengan que actualizar continuamente.

Le gustan las motos, los tractores y los camiones «porque son muy antiguos», pero el que más le gusta es el camión de bomberos de 1930 que perteneció al Servicio de Extinción de Incendios de Salamanca hasta 1995.

Hasta este martes siempre lo había observado desde la distancia, pero durante el acto le dejaron hacer una foto encima e incluso que tocara la antigua campana del vehículo.

«A parte de que es muy antiguo, 40 o 41 años», calcula, «me gusta porque es un camión y me gustan mucho los camiones, sobre todo si son de bomberos».

Con esta pasión desmedida por el motor, no es de extrañar que Javier ya tenga claro que de mayor será «mecánico de Fórmula 1».

De momento ya es el primer embajador del Museo de Automoción y puede guardar como un tesoro el primer pasaporte emitido por el centro, que ha recibido en un acto muy especial encabezado por el alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y en presencia del director, Luis Miguel Mata.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios