06 agosto 2020
  • Hola

Pediatras, docentes y padres ven muy complicado aplicar las normas ‘anti COVID’ en el cole

Todos ven bien que los niños de 7 años lleven mascarilla en clase si no hay distancias, pero asumen que será complicado que lo hagan siempre

10 jul 2020 / 11:52 H.

El protocolo de la Consejería de Educación para volver a las clases en septiembre establece que los niños a partir de los 7 años, los que cursan de 2º de Primaria en adelante, deberán llevar la mascarilla en clase cuando no sea posible respetar la distancia de seguridad de metro y medio. Una indicación que pediatras, docentes y padres ven bien, pero muy difícil de aplicar, más cuando en principio van a ser muy pocos los grupos que se desdoblen a tenor de lo aprobado por la Junta.

Javier Pellegrini, vicepresidente de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria, considera que para los menores de 6 años resulta imposible pensar que puedan aguantar tanto tiempo con ella puesta. A partir de los 7 "habrá de todo". "Una cosa es lo ideal y otra lo que realmente es posible", indica. El pediatra asegura que la medida de la Junta responde a un intento de ir poco a poco normalizando la situación "asumiendo riesgos que sean manejables". De ahí que apunte que la obligatoriedad de llevar mascarilla desde tan pronto busca minimizar el peligro, aunque esté siempre existirá.

Los padres asumen que será una tarea difícil conseguir el objetivo de que los niños, sobre todo los más pequeños, lleven la mascarilla siempre puesta si no hay distancia de seguridad. "Es difícil opinar sobre cuál es la edad más adecuada, pero es cierto que cinco o seis horas con ella resulta complicado", indica Soledad Alegre, presidenta de la federación de asociaciones de padres de centros públicos (Fedampa). "Lo ideal hubiera sido reducir la ratio de alumnos por clase y con los 600 docentes extra que va a contratar la Junta eso no se va a conseguir", advierte, además de echar en falta un protocolo más definido en aspectos como los horarios de clase si se escalonan.

"Todo lo que sea por la seguridad de los niños nos parece bien", asegura Jesús Jiménez, presidente de la federación de asociaciones de padres de centros católicos (Fecampa), respecto al uso de mascarillas. En cambio, sobre otros aspectos coincide con Soledad en la indefinición. "El protocolo no dicta cuántos pupitres entran en una clase en función de su superficie o especifica medidas sobre cuáles serán las medidas si no hay 1,5 metros", subraya.

Los docentes respetan la decisión de la Junta sobre las mascarillas, pero son pesimistas sobre la aplicación. "Es poco factible. Las familias deberán trabajar con los niños en casa y reforzar ese hábito en el colegio.

PALABRAS CLAVE