Borrar
Convento de Carmelitas de Salamanca-fuente del paseo de Carmelitas en un dibujo de Isidore Hye-Hoys, 1866-1867. Salamanca en el ayer
Un paseo por las históricas fuentes de Salamanca que guardan los secretos de la ciudad

Un paseo por las históricas fuentes de Salamanca que guardan los secretos de la ciudad

Las lenguas antiguas siguen hablando del 'Caño Mamarón' o de 'la fuente Bretón', pero otros desconocen su historia

María Regadera

Salamanca

Lunes, 13 de mayo 2024, 20:59

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Con la llegada del buen tiempo, los salmantinos no reparan en buscar esos rincones en los que disfrutar de la naturaleza y refrescarse. La ciudad del Tormes, que según fuentes municipales cuenta con más de 2,7 millones de metros cuadrados de zonas verdes, se convierte cada primavera en la oportunidad perfecta para que niños y familias disfruten con alegría de sus parques y jardines. En estos lugares, hay un imprescindible que nunca pasa percibido, ni de moda: las fuentes.

Según fuentes del Consistorio, en Salamanca actualmente hay un total de 337 fuentes, algunas de ellas con una historia que se remonta a siglos atrás y por muchos desconocida. Las más antiguas, guardan secretos entre las aguas que han acompañado a varias generaciones y el paso del tiempo se ha ido forjando en sus piedras. Las primeras fueron imprescindibles para aquellos lugareños que hacían uso diario de caños y estructuras que les proporcionaban el agua para sus hogares. Actualmente, con una función más decorativa, ayudan a los estudiosos salmantinos a recoger pequeños pedacitos de su historia.

Fuente de Carmelitas: la fuente más antigua conservada (1788)

La 'fuente de Carmelitas' situada actualmente en el Paseo de Torres Villaroel.
La 'fuente de Carmelitas' situada actualmente en el Paseo de Torres Villaroel. Obes

La fuente de piedra sin uso que todo el mundo ubica actualmente en el Paseo de Torres Villaroel, puede considerarse la fuente más antigua que se conserva en Salamanca. Se situó durante años al lado del convento de Carmelitas Descalzas del Paseo de Carmelitas. Según la información recopilada por el historiador de arte y técnico de jardinería municipal Jacinto Pérez, esta fuente fue construida en el año 1788 para «regar los árboles del paseo».

César Hernández, creador del blog Salamanca en el ayer, publica en su espacio online un grabado realizado en 1866 por Isidore Hye-Hoys. Este era «un flamenco entusiasta del teresianismo», que abandonó Gantes para viajar a España y recorrer iglesias, conventos y ciudades por las que paso Santa Teresa. Tras esta aventura, redactó su libro: «La España teresiana o peregrinación de un flamenco por todas las fundaciones de Santa Teresa» en el que aparecía un grabado del convento de Carmelitas Descalzas de Salamanca. La fuente que aparece en el grabado presenta muchas similitudes con la instalada hoy en Torres Villaroel.

Según Hernández, esta fuente « se surtía del agua de los manantiales de la zona oeste, en el paraje de la huerta de Villasandín (actual cementerio), más allá del convento del Calvario (actual estación de autobuses y anterior campo de fútbol del Calvario)», explica. Asimismo, «las fuentes existentes en el S.XVII, junto con los pozos y los aguadores, que acarreaban agua del río, constituían todo el suministro de agua potable de la ciudad hasta finales del siglo XIX», asegura Hernández.

La historia detrás de las fuentes del parque San Francisco (XIX y XX)

El parque de San Francisco alberga dos fuentes históricas. Una de ellas, denominada por muchos «la fuente de la Taza», dataría del año 1864. Según la información recopilada por Jacinto Pérez, la actual no es la original, ya que hubo que reemplazarla por otra exactamente igual en 1976 porque «estaba desvencijada y no había forma de evitar que el agua se perdiera por los poros de la piedra erosionada», relata.

La «fuente de la Taza» del Parque San Francisco.
La «fuente de la Taza» del Parque San Francisco. Obes

La segunda fuente, mucho más suntuosa, recuperó la estructura de un conjunto monumental realizado por el arquitecto Genaro de No, según explica César Hernández en Salamanca en el ayer, en homenaje a Tomás Bretón en el año 1925 y que se instaló en un principio en la Plaza de San Justo. Albergaba en su interior un busto en bronce del músico elaborado por el escultor castellonense José Ortells, que actualmente se puede observar en un pedestal en la plaza Bretón.

El conjunto monumental a Bretón que hoy es una fuente. La fotografía de Ansede y Juanes, muestra al alcalde Florencio Sánchez inaugurando en 1925 el busto a Tomás Bretón en el conjunto monumental. Hoy en día, la estructura se puede disfrutar como fuente en el Parque San Francisco. El busto que albergaba se conserva en la plaza de Bretón.
El conjunto monumental a Bretón que hoy es una fuente. La fotografía de Ansede y Juanes, muestra al alcalde Florencio Sánchez inaugurando en 1925 el busto a Tomás Bretón en el conjunto monumental. Hoy en día, la estructura se puede disfrutar como fuente en el Parque San Francisco. El busto que albergaba se conserva en la plaza de Bretón. Salamanca en el ayer

El conjunto monumental realizado en 1925, según Hernández, se trasladó en el 1932 a la Plaza de Anaya para que sirviese como fuente y sobre 1940 se llevó al lugar en el que se conserva, en el Campo San Francisco rodeado de una escalera.

La 'fuente de Bretón' actualmente en el Parque San Francisco.
La 'fuente de Bretón' actualmente en el Parque San Francisco. Obes

El Caño Mamarón (XIX), situado en la actual plaza de la Fuente

El 'Caño Mamarón' en la actual Plaza de la Fuente.
El 'Caño Mamarón' en la actual Plaza de la Fuente. Obes

La estructura de «piedra pajarilla» que hoy en día acoge la plaza de la Fuente, sigue siendo para muchos salmantinos el 'Caño Mamarón'. Según la información recopilada por Jacinto Pérez, dataría del S. XIX. Algunos nostálgicos recuerdan la importancia de esta fuente cuando el agua todavía no llegaba a los domicilios: «El Caño Mamarón, a nadie de la ciudad dejó indiferente, más aún en tiempos de carencias, mucho antes de que las redes de saneamiento llegasen a las casas», explica Paco Cañamero. Asimismo, como curiosidad añade que «de sus aguas llenaba su botijo torero el salmantino Victoriano Posada antes de emprender los viajes camino de alguna plaza».

Fuente del Camino de las Aguas que estuvo antes en Plaza España (1889)

Se desconoce el autor de la fotografía y muestra una escena de Salamanca a inicios del S.XX en la intersección entre la calle Toro y plaza España. Al fondo se puede ver la fuente-abrevadero que se conserva en el Camino de las Aguas.
Se desconoce el autor de la fotografía y muestra una escena de Salamanca a inicios del S.XX en la intersección entre la calle Toro y plaza España. Al fondo se puede ver la fuente-abrevadero que se conserva en el Camino de las Aguas. Salamanca en el ayer

César Hernández publica en su espacio digital Salamanca en el ayer, que el arquitecto municipal, Manuel Pérez, presentó en enero de 1889 el proyecto para una fuente en la Puerta de Toro (actual plaza España) que aunaba la función de caño para la vecindad y abrevadero para sus animales. Según la información recopilada por Jacinto Pérez, la obra fue realizada por Marcos Iglesias en granito de Martinamor y estaba equipada con una farola.

La fuente-abrevadero de la plazoleta del Camino de las Aguas actualmente.
La fuente-abrevadero de la plazoleta del Camino de las Aguas actualmente. Obes

Sobre 1930 la zona de la Puerta de Toro se reformó tomando el nombre de plaza de la República y después plaza de España. Pudo ser en esa franja cronológica cuando se trasladara al Camino de las Aguas donde se conserva con algunos arreglos.

Fuente de la plaza de los Bandos

Situada en lo que hace años se denominó plaza de Santo Tomé. Según la información recopilada por Jacinto Pérez, existe desde el S.XVII y está realizada en piedra pajarilla con un pilón. La estructura se reformó en el año 1946.

La fuente de la plaza de los Bandos actualmente.
La fuente de la plaza de los Bandos actualmente. Obes

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios