07 julio 2020
  • Hola

Nuevo paso hacia la normalidad en el Hospital: comienzan las consultas presenciales

El 1 de junio regresan las consultas externas y las pruebas complementarias a los pacientes ambulatorios

29 may 2020 / 17:01 H.

El plan de desescalada del Complejo Hospitalario de Salamanca da un paso más este próximo 1 de junio ya que comienzan las consultas presenciales en todos los servicios y las pruebas complementarias a los pacientes ambulatorios. “Con esto se busca reducir de forma escalonada las medidas de restricción asistencial establecidas; restablecer de forma progresiva la actividad habitual; mantener e incrementar recursos para asistir a pacientes no relacionados con el coronavirus, al tiempo que continúan las medidas de prevención, asistencia y control de pacientes con la COVID-19”, según ha informado el Hospital este viernes en una nota de prensa.

Durante la pandemia, todos los servicios han ido revisando las consultas programadas día a día. Se han realizado consultas telefónicas y no presenciales, además de consultas presenciales en pacientes preferentes o cuya atención no podía ser diferida.

Ahora se procede al aumento controlado y filtrado de la actividad presencial, con una serie de medidas especiales que van desde la habilitación de los siguientes puntos de acceso:

1) Acceso principal del Hospital Clínico Universitario de Salamanca.

2) Acceso semisótano del Hospital Clínico Universitario de Salamanca.

3) Acceso principal Hospital Virgen de la Vega (Servicio de Urgencias/Consulta Oftalmología).

4) Acceso principal Edificio de Consultas (Antiguo Materno) y Hospital Virgen de la Vega.

Todo paciente que acuda a consulta externa o a la realización de alguna prueba complementaria tiene que mostrar la pertinente acreditación de su cita previa en el control antes de que le sea permitido el acceso. Solamente se permite un acompañante en caso de menores de edad o personas dependientes y se puede acceder a la zona de consultas treinta minutos antes de la cita. Se recuerda a los pacientes que deben llegar a la hora señalada.

En todos los casos, los pacientes deben portar mascarilla; si no tienen, se les facilitará. Asimismo, los profesionales que realicen su labor en consulta externa o hagan pruebas complementarias llevarán un equipo de protección individual que incluya bata, mascarilla, guantes y protección ocular. En todo momento se cumplirá una estricta higiene de manos, antes y después de las consultas. Además, en las salas de espera se han colocado carteles informativos al respecto. El tiempo que haya que permanecer en ellas se cumplirá la distancia de separación con otras personas. Y en el interior de las consultas se han delimitado también las distancias entre los pacientes y los escritorios.

Entre las nuevas medidas, cabe destacar que se va a evitar la duplicidad de pruebas, posibilitando realizarlas en el ámbito de Atención Primaria para evitar el desplazamiento de pacientes y potenciando el modelo de consulta de acto único.

También se van a evaluar las necesidades de sucesivas consultas o pruebas, su margen temporal, y la posibilidad de realizarse de manera telemática. Se prioriza la atención de los grupos de riesgo y adultos mayores de 60 años en los primeros turnos del día; citando a los pacientes con un margen de tiempo suficiente para su atención y procurando no acumular retraso en el desarrollo de la actividad, con el fin de evitar aglomeraciones en las salas de espera.

Se recuerda que estas medidas y acciones pueden variar según la evolución de la pandemia COVID-19 y de las instrucciones que surjan desde la Gerencia Regional de Salud y el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social.