Borrar
Ascensor en una comunidad de vecinos de Salamanca. ALMEIDA
La nueva ley obligará a adaptar 2.500 ascensores en Salamanca

La nueva ley obligará a adaptar 2.500 ascensores en Salamanca

El 25% de los 9.900 elevadores de la provincia tendrá que incorporar mejoras de 1.000 a más de 8.000€. El 1 de julio entra en vigor la ITC en materia de seguridad que impone los cambios

Belén Hernández

Salamanca

Lunes, 3 de junio 2024, 19:03

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La nueva Instrucción Técnica Complementaria (ITC) en materia de seguridad de ascensores entrará en vigor el próximo 1 de julio. Esto implicará cambios en 2.500 elevadores de la ciudad, según los datos que maneja la Federación Empresarial Española de Ascensores (FEEDA). Apoyados en informes del Ministerio de Industria y de la propia FEEDA, que aglutina al 90% del sector en España, la Federación determina que en la provincia existen 9.900 elevadores y en Castilla y León 65.000.

«En el conjunto de Salamanca entre el 20% y el 25% tendrán que beneficiarse de mejoras con un impacto económico, para el resto será cercano a cero o casi despreciable», detalla el director de FEEDA, José Carlos Flechilla. Las cuantías de estas inversiones dependerán de qué tecnología utilice el ascensor, su tracción, su antigüedad o si ya cuenta con medidas de seguridad adicionales. En todo caso, según Flechilla, la inversión más frecuente será de 1.000 euros, mientras que de forma excepcional se superarán los 8.000 euros. El cumplimiento de la ITC es obligatorio, ya que tiene rango de ley. Lo que busca es aproximar las características del parque existente a las actuales. «No es que vayan a ser idénticas, pero hay que aproximarlas», detalla Flechilla.

También subraya que aunque la ley entrará en vigor el 1 de julio, «no quiere decir que todos los elevadores tengan que cumplir los requisitos ese día. «A partir de entonces los elevadores tendrán que pasar su ITV cuando toque, informe que determinará qué le falta a cada ascensor y según la naturaleza de la carencia se establecerán los plazos», apunta el director de FEEDA. Pueden ser unos meses, un año o hasta la siguiente inspección a los cuatro años. «Nosotros estimamos que el parque estará adaptado a la nueva ley entre 4 y 6 años», destaca Flechilla. ¿Qué opinan las comunidades de vecinos al respecto? Pues de momento se encuentran a la espera de conocer las diferentes interpretaciones de la normativa, así como que las empresas y los organismos de control se pongan de acuerdo para unificar criterios. Después los administradores empezarán a informar a las comunidades de vecinos de forma generalizada. «Ya les empezamos a decir que la norma es de obligado cumplimiento, que no todos los ascensores son iguales y que hay que estudiar cada caso de forma individualizada», señala el presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Salamanca, Ángel Hernández. «Todo lo que sea seguridad, será perfecto», añade.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios