26 enero 2022
  • Hola

“Nebrija es pionero en la defensa de los derechos de autor”

Luis García Jambrina, escritor y profesor de la Universidad de Salamanca, ha publicado esta semana una nueva novela, en la que se adentra en el mundo de las primeras imprentas con el humanista

15 ene 2022 / 15:00 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Luis García Jambrina ha publicado esta semana su sexta novela con Fernando de Rojas como pesquisidor real en “El manuscrito de niebla” y se adentra en el mundo de las primeras imprentas con Antonio de Nebrija, de quien se celebra en 2022 el quinto centenario de su muerte.

“El manuscrito de niebla” tiene como protagonistas a Rojas y Nebrija. Convertir al autor de “La Celestina” en personaje literario ha sido una gran idea.

Rojas da mucho de sí. La prueba está en que este es el sexto manuscrito y tengo previstos otros dos más. Inevitablemente tenía que salir Nebrija a relucir: seguro que Rojas fue alumno de Nebrija en su época de estudiante en Salamanca. Me apetecía mucho tratar a Nebrija como personaje. Parece poco atractivo, pero cuando escarbas en su biografía es fascinante. Dio mucho que hablar, era muy guerrero y creo que tenía mucho sentido del humor, como se ve en sus textos.

¿Nebrija tuvo 9 hijos naturales?

He seguido la biografía escrita por Pedro Martín Baños, con quien he hablado muchas veces. Tuvo muchos hijos tras un matrimonio relativamente tardío porque estudió Teología y tenía rentas como clérigo en Salamanca, pero le tiraban mucho las mujeres y decidió casarse, con mucha honestidad, porque así no tenía que recurrir a otros procedimientos. Tuvo una familia muy amplia y algunos de sus hijos son fundamentales: editaron sus obras en Granada.

Se menciona su incontinencia.

Nebrija invocaba una cita de San Pablo que, traducida al español coloquial, es “más vale casarse que abrasarse”. Tenía también fama de mujeriego, pero era un hombre bastante detestado por otros catedráticos de la Universidad de Salamanca, a los que les daba mucho caña. Es lógico que corrieran rumores sobre Nebrija, pero tampoco está probado que tuviera hijos fuera de su matrimonio con la salmantina Isabel Solís.

Tuvo que trabajar mucho para sacar adelante a tantos hijos.

Forma parte de la tradición: Unamuno, que también tuvo nueve hijos, siempre estaba haciendo cuentas porque con el salario de la Universidad no le daba de sí. Nebrija publicaba sus libros y está muy ligado al origen y desarrollo de la imprenta en sus primeras décadas en Salamanca, ciudad que enseguida se convierte en un gran foco editorial de Castilla. A Nebrija le gustaba mucho ese mundo de las imprentas y corren rumores de que pudo financiar alguna de ellas e incluso tener alguna en propiedad. Además, es autor de bestsellers de la época, no de ficción, sino de un manual para el aprendizaje de la lengua latina del que se hicieron centenares de ediciones en vida del propio Nebrija. De los libros recibía bastantes ingresos, siempre estaba publicando y cuidaba mucho las ediciones. Y hay quien lo considera el pionero en Europa de la defensa de lo que luego se llamarían los derechos de autor. Es una figura importantísima y de gran modernidad en la historia de la cultura española.

“A Nebrija le tiraban mucho las mujeres e invocaba la cita de San Pablo: “Más vale casarse que abrasarse”

Las imprentas salmantinas juegan un papel importante en la trama de la novela.

Intento mostrar cómo eran las imprentas de Salamanca a finales del siglo XV y comienzos del XVI. Hay un personaje, Juan de Porras, que fue un impresor que existió. Sitúo algún crimen en esa imprenta, que es una de las intrigas de este libro. En aquella época había disputas entre los impresores para hacerse con el mercado: como en Salamanca había Universidad era muy importante estar cerca del Estudio y hacerse con la impresión de los libros ligados a la Universidad. Había rivalidades, disputas y ya se veía que había dos tipos de impresores (porque no existía la figura del editor): quienes lo único que querían era ganar dinero y quienes se preocupaban de lo que publicaban y de la belleza del libro como objeto.

Hay otro impresor en la novela, José Sánchez del Paso, que también es un personaje histórico. Y nos recuerda al editor José Antonio Sánchez Paso.

Es un guiño a Sánchez Paso, que dirigió el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Salamanca, reconvirtiéndolo en Ediciones Universidad de Salamanca, que es muy solvente, importante y moderna. Es un buen amigo mío, se lee todas mis novelas y como tiene formación filológica e histórica, es un lector ideal. Le rindo homenaje, convirtiéndolo en este impresor bejarano que ama su oficio y cuida mucho el libro, además de innovar y querer descubrir autores y textos.

Aprovecha para hablar de cómo llega la imprenta a Castilla.

Y de cómo vienen impresores alemanes y de otras nacionalidades... Algunos eran ambulantes y se establecían durante un tiempo en las ciudades. Me parece un mundo apasionante, que está muy vinculado con Nebrija y con Rojas porque se supone que la primera edición de la “Tragicomedia de Calisto y Melibea” se publica en Salamanca, que es una ciudad muy importante en la historia de la imprenta y el libro en España. La imprenta tuvo muchos enemigos y gente que quería que el saber estuviera controlado y en manos de unos pocos.

Nebrija y Rojas viajan hasta Sevilla para que Nebrija se someta a un proceso inquisitorial.

He tratado de humanizar a Nebrija, que para el gran público es poco atractivo al ser gramático y catedrático. Entre sus debilidades estaba la soberbia, que es lógica. Era una persona muy formada e inteligente, que tuvo muchos enemigos, y tuvo que hacerse valer. Se le puede disculpar la vanidad. En la novela, además de los crímenes de arranque del libro y la desaparición de unos manuscritos de Nebrija, el filólogo tiene que enfrentarse a un proceso inquisitorial que le incoa Diego de Deza, que fue catedrático en Salamanca, prior en San Esteban y preceptor del príncipe Juan.

Ese proceso también es histórico.

Nebrija examina la traducción latina de la Biblia y encuentra muchos errores que él quiere enmendar, recurriendo a los textos originales en hebreo y griego... De Deza lo amenaza y acaba montándole el proceso. No tenemos la documentación del proceso, pero indirectamente sabemos que existió porque Nebrija escribió el libro “Apología”, que es una defensa de su postura ante las acusaciones del proceso que yo sitúo en Sevilla con Rojas de defensor. No sabemos si fue en Sevilla o Valladolid, pero como la sede de la Inquisición estaba en Sevilla y allí estaba Diego de Deza yo hago que ambos personajes viajen a Sevilla. Aparte que Nebrija es de Lebrija (Sevilla). Paran en Brozas, donde vive el hijo mayor de Nebrija, un personaje divertido, y pasan por la zona donde Nebrija vivió la mejor época de su vida, cuando estaba en la corte del mecenas Juan de Zúñiga: no tenía que trabajar y podía dedicarse a sus libros.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png