15 diciembre 2019
  • Hola

Morir en Salamanca y no tener dinero para pagar el entierro: esto es lo que sucede

El Ayuntamiento de Salamanca ha tenido que hacer frente este años al funeral de cinco personas por un valor superior a 10.000€

19 nov 2019 / 07:34 H.

La noticia sorprendía hace siete días. El juzgado obligaba al Ayuntamiento de Villar de Plasencia a hacerse cargo de los costes del funeral de ‘El Kepa’, joven detenido una semana antes de su fallecimiento en Salamanca por presuntamente abusar de un niño de 14 años. Esta situación producía un desajuste en la economía municipal y provocaba que el Consistorio extremeño tuviera que realizar una modificación presupuestaria para hacerse cargo del sepelio.

Lo que parecía un hecho extraordinario, el Ayuntamiento de Salamanca ya lo contempla y presta este servicio gratuito denominado ‘entierro de beneficencia’ que suelen responder a dos motivos: no es posible localizar a la familia del fallecido o no se hace cargo como en el caso de ‘El Kepa’, o son personas sin recursos o indigentes sin capacidad económica para hacerse cargo del sepelio. Según los últimos datos facilitados por la empresa concesionaria, durante este año se han tenido que hacer cargo de cinco servicios de este tipo que han tenido un coste aproximado de 2.190 euros con los costes más básicos de cada categoría.

Para que se pueda realizar un enterramiento de este tipo debe hacerse previamente una propuesta por parte de los servicios sociales municipales que valoran la situación económica del fallecido, siempre y cuando la muerte haya ocurrido dentro de los límites municipales de Salamanca. ¿Y en dónde se entierran los restos? Frente a la creencia popular de que son enterrados en una fosa común, lo cierto es que se deposita en un nicho temporal de cinco años. Pasado este tiempo, se comunica a los familiares, en caso de que los hubiera, para que ellos tomen la decisión final de dónde descansarán los restos cadavéricos. Por regla general, los enterramientos que se producen en el campo salmantino suelen tener un coste superior en caso de que no haya que comprar sepultura y el último adiós se produzca en la tumba familiar. Así, suele oscilar entre los 2.500 y los casi 6.000 euros del más caro donde la principal variación suele residir en la calidad de la caja fúnebre que, en el caso de que lleven inscripciones o grabados pueden llegar a ascender hasta los 1.500 euros.

Convenio vigente desde el año 2003. Esta servicio de caridad que presta el Ayuntamiento se firmó en el año 2003 desde que la gestión del cementerio pasó a realizarse mediante una concesión. Las cifras de enterramientos de caridad varían en función de los años aunque suelen ser una media de media docena al año. Sin embargo, hay años en los que la cifra ha despuntado como en el año 2008 cuando se registraron 11 entierros de beneficencia, la mayor parte de indigentes sin recursos económicos y sin póliza de seguros para hacerse cargo del sepelio. Sin embargo, solo un año después el Ayuntamiento solo afrontó el coste de un sepelio de este tipo. En España la cultura de no afrontar estos importantes gastos hace que estas cuestiones sean excepcionales. Según los datos del informe ‘Estamos Seguros 2018’ elaborado por Unespa, el año pasado el sector asegurador se hizo cargo del entierro de 275.160 personas. Es decir, el 61% de los fallecidos en el país.

¿Cómo se desglosan los 2.100€ de cada enterramiento?

799€ del ataúd

Es el precio del féretro, ataúd o arca más básico. Este elemento es fundamental tanto en el caso de que se vaya a realizar una incineración como en la inhumación en nicho o sepultura. Los más caros pueden alcanzar los 9.000 euros.

554€ de la inhumación

Es el coste de llevar a cabo los trabajos de la inhumación que suponen la apertura del nicho, que en este caso será temporal, así como el sellado y las labores propias del enterramiento. En este caso, no varía el precio respecto a un servicio habitual.

460€ nicho de 5 años

Es el servicio más básico que consiste en un nicho temporal de cinco años. Pasado este tiempo, los familiares deben responsabilizarse del descanso definitivo de los restos. Las sepulturas y nichos pueden variar desde esta cifra hasta los 48.000 euros de panteones.

70€ acondicionamiento

El acondicionamiento y la preparación del cadáver antes del enterramiento tiene un coste de 70,56 euros que incluye también la introducción en el féretro, previo a la inhumación en el nicho o la sepultura. El servicio de caridad también lo incluye.

211€ documentación

Lo primero que realiza la funeraria es la tramitación de la documentación que en este caso también implica a los servicios sociales. El coste es de 188,12 euros. En el entierro de caridad también se aplica el sudorio que cubre al cadáver que cuesta 23,54 euros.

94€ coche fúnebre

Como en cualquier funeral, el servicio de caridad también incluye el traslado del cadáver desde los servicios funerarios hasta el cementerio de San Carlos o Virgen de la Salud de Tejares. El coste básico de esta labor es de 94,06 euros.