11 noviembre 2019
  • Hola

Más de 200 citas aplazadas por la huelga de ambulancias en Salamanca

El Complejo Asistencial suspende decenas de consultas y rehabilitación para prevenir que pacientes queden ‘tirados’ por falta de transporte sanitario

14 ago 2019 / 13:41 H.

La huelga de ambulancias que empezó este martes en toda Castilla y León ha motivado la cancelación de decenas de citas programadas en el Hospital de Salamanca para rehabilitación y consultas.

Los portavoces de este ‘paro’ lo interpretan como “una maniobra de Sacyl para que parezca que la huelga tiene la menor repercusión posible”, mientras que desde el Complejo Asistencial se puntualiza que lo único que se ha buscado es evitar que el paciente pague las consecuencias del paro: se avisa a los enfermos de los problemas que habrá estos días con las ambulancias y se aplazan las citas para evitar que un usuario quede ‘tirado’ durante horas porque no hay suficientes ambulancias en servicio.

El presidente del comité de empresa de las ambulancias salmantinas, José María García, explicó que “esta huelga llega después de dos años intentando hablar con la empresa para que se cumplan los convenios colectivos, pero en este tiempo no se han movido ni un milímetro de su postura”, denuncia.

Durante el primer día de paro este martes —está previsto hasta el domingo 18 de agosto— el balance apunta a una repercusión relativa. “Durante toda la mañana ha habido bastante dificultad para trasladar a pacientes desde el Virgen Vega al Clínico”, apunta personal sanitario del Hospital. Además, han obligado al Hospital a tomar medidas de prevención, aunque los huelguistas lo han interpretado más como un ataque a su mensaje que como una medida en beneficio del paciente: “En un día normal de invierno podemos hacer unos 700 servicios programados al día. En un día normal de verano hacemos entre 450 y 500 servicios, y para este lunes solo había 250 servicios programados. Quiere decir que han quitado más de 200 servicios previstos para hoy para aminorar la repercusión”, explica José María García.

PALABRAS CLAVE