23 agosto 2019
  • Hola

Mañueco en su primera entrevista como presidente de la Junta: “Ya estamos trabajando en la eliminación del impuesto de Sucesiones”

“Es un tributo injusto. A la vuelta del verano daremos información sobre los plazos”. “Hemos hecho entre todos un esfuerzo de diálogo, entendimiento y, sobre todo, de cumplir el mensaje de la sociedad de Castilla y León”

21 jul 2019 / 22:09 H.

Alfonso Fernández Mañueco recibe a LA GACETA en el antiguo Colegio de la Asunción, en la primera entrevista que concede a un medio desde su toma de posesión como presidente de la Junta de Castilla y León. Acaba de aterrizar y ni siquiera tiene nombrado a su personal de confianza. La tranquilidad es total después de la bulliciosa toma de posesión de sus diez consejeros, que ha tenido lugar esa misma mañana —el pasado miércoles—, en los jardines de la sede oficial del Gobierno regional. En el despacho de Mañueco, el que perteneció a Juan Vicente Herrera, apenas hay elementos que identifiquen a su nuevo morador, al que le gusta llenar estanterías de recuerdos: fotos de su familia, retratos de su trayectoria política, regalos institucionales y de amigos, y un sinfín de objetos abigarrados de su Salamanca natal. No ha dado tiempo a adaptar el entorno a su nuevo inquilino. Solo un cuadro que le ha dejado su antecesor encima de la mesa de su despacho y que al nuevo presidente le ha hecho especial ilusión: un dibujo de la Dolorosa de la Veracruz que ha acompañado a Herrera en los momentos dulces y en los amargos. En la mesa de reuniones de su amplio despacho de paredes de madera oscura, el decreto de nombramiento de los nuevos consejeros y poco más, porque estos días no le ha dado tiempo ni a disfrutar de las felicitaciones.

–¿Se imaginaba la noche electoral como presidente de la Junta con 29 procuradores?

–Yo me imaginé la noche electoral con lo que nos habían dicho las personas de Castilla y León, que había que dialogar, que había que pactar y es lo que hemos hecho. Es verdad que, bueno, en aquel momento el panorama no era el que nosotros esperábamos pero aquello ya quedó atrás. Hemos hecho entre todos un esfuerzo de diálogo, entendimiento y, sobre todo, de cumplir el mensaje de la sociedad de Castilla y León. Teníamos que apostar por un gobierno de moderación que pusiera en práctica políticas centradas en las personas y liberales, que son además las que triunfan.

–¿Considera que ha sido un hombre con suerte o cree en los milagros, porque todo parecía indicar que Igea acabaría pactando con Luis Tudanca?

–Bueno, creo que, más allá de la suerte, lo que hay que tener claro es la voluntad de diálogo y entendimiento. Todos hemos hecho un esfuerzo, una apuesta por la regeneración por un lado, y una apuesta por el acuerdo con un programa de gobierno y una estructura de gobierno, por otro. Creo que eso ha culminado con la mayoría absoluta en la Cámara de las Cortes de Castilla y León en lo que ha sido mi investidura como presidente y la toma de posesión del Gobierno regional.

– ¿Ha sido una ventaja en esta Comunidad no tener que depender de Vox para llegar a un acuerdo? Tenemos el caso de Madrid y Murcia que todavía están pendientes...

–Cuando son dos fuerzas políticas es más fácil que cuando son tres las partes electorales que tienen que negociar. Y lo que hemos demostrado es que tenemos más puntos de unión de lo que se decía a través de los medios de comunicación.

–Las negociaciones han sido largas, imagino que también difíciles...

–E intensas.

–Han coincidido los pactos para el Gobierno de la Junta con las negociaciones para diputaciones y ayuntamientos. ¿Quién se lo ha puesto más complicado para cerrar un acuerdo con Ciudadanos: su partido o Igea?

–Han sido ámbitos de diálogo y negociación distintos. Yo tengo que reconocer y lo he dicho desde el primer momento que Francisco Igea es un hábil y duro negociador, sabe negociar muy bien, pero ahora no solo es un compañero sino un socio leal que va a ejercer dentro del Gobierno esa portavocía única. De mi partido, lo que he recibido ha sido apoyo.

–En medio de esta negociación de pactos hubo amenazas de Génova de hacer una gestora en Valladolid.

–Yo creo que eran más comentarios en los medios de comunicación. A mí nunca nadie me comentó nada de eso. Es verdad que yo tuve alguna reunión pero los temas de pactos locales, ayuntamientos y diputaciones, se han llevado fundamentalmente en el territorio, en cada ciudad o en cada provincia.

–Igea en la investidura dijo que esto no era un matrimonio por amor, sino por responsabilidad. ¿Serán capaces de agotar la legislatura?

–Por supuesto. La vamos a agotar. Estoy absolutamente convencido y creo que no voy a encontrar mejor vicepresidente y portavoz, y además consejero de Transparencia, Ordenación del Territorio y Acción Exterior que él. A pesar de lo que pueda parecer tiene un gran sentido del humor, es muy socarrón, y lo he dicho en varias ocasiones: yo me siento orgulloso de que sea vicepresidente, portavoz y consejero.

–¿Cómo son las relaciones personales entre ustedes?

–Son buenas. Hombre, nos hemos conocido con intensidad en las últimas semanas. Antes nos habíamos saludado y habíamos coincidido en los actos oficiales, pero es verdad que estas últimas semanas hemos vivido con intensidad. Ha sido un proceso de diálogo, y en este proceso por encima de los intereses particulares de cada uno, o partidarios, siempre ha estado el interés de la gente de esta tierra. Por encima de todo Castilla y León: esa es mi responsabilidad, su responsabilidad.

–De sillones también se ha hablado...

–Sí, pero por encima de todo Castilla y León y ahí las personas que estamos sentados en el Consejo de Gobierno lo tenemos claro. Nuestra prioridad es Castilla y León, son las personas.

–¿Cómo va a conciliar las diferencias que puedan surgir entre los dos partidos que sustentan al Gobierno de la Junta?

–Digamos que hay distintos ámbitos. Hay algo que hemos acordado que son cien puntos que son nuestra prioridad, y están aquellas cuestiones que o bien están fuera de ese acuerdo o bien puedan surgir en un determinado momento. ¿Cómo lo vamos a resolver? Pues como lo hemos hecho hasta ahora, desde el diálogo, el convencimiento, poner razones encima de la mesa, poner el interés general. Unas veces cederemos unos, y otras otros. Y eso es lo que haremos de aquí al futuro.

–Desde su toma de posesión hasta el pasado martes cuando se dio a conocer el Gobierno ¿ha habido algún tipo de desencuentro con su socio por competencias o se vetó al consejero de Fomento?

–No, lo que hemos hecho es un análisis de las personas y de las competencias. De todas las personas que son miembros del Gobierno y de todas las competencias. Lógicamente en el acuerdo había consejerías que tenían claras sus competencias, como Familia, Educación y de Sanidad, por poner ejemplos, que son una continuidad de lo que había. Otra Consejería había que desgajarla en dos, y otras dos tenían puntos en común que había que delimitar para evitar problemas en el futuro. Además, yo quería conocer personalmente a quienes iban a formar parte de mi Gobierno y había dos personas de las que solo tenía las referencias que se me habían dado. Tuve un encuentro con los dos y fue una sorpresa para mí muy agradable, tanto Verónica Casado como Javier Ortega.

–¿Pero qué le han parecido los consejeros de Sanidad y de Cultura?

–En primer lugar, algo muy importante, me parece que son buenas personas los dos. En segundo lugar, por lo que me habían contado y lo que he tenido la oportunidad de percibir son personas muy sensibles que proceden de la Sanidad y del mundo de la cultura y traen un espíritu distinto a lo tradicional. Creo que van a dar muy buen resultado.

–Al consejero de Empleo propuesto por Cs, Germán Barrios, ya lo conocía...

–Sí, lo conocíamos desde hacía mucho. Ha tenido responsabilidades muy importantes en el PP. Últimamente tuvo que dejar la militancia por ocupar el puesto de presidente del Consejo Económico y Social. Es abulense, estudio en Salamanca la carrera de Derecho. Tenía compañeros que son amigos míos, y yo tengo muy buena relación con él y con su mujer.

–Una de las propuestas más reiteradas en su campaña ha sido la bajada de impuestos, concretamente la eliminación del impuesto de Sucesiones entre familiares. ¿Cuándo entrará en vigor?

–Estamos trabajando ya en ello. Ya he dado instrucciones para ello. Pero se informará de eso a la vuelta del verano. Es un impuesto injusto porque no es para el que genera la herencia sino para el número de herederos.

–Al Gobierno central no le gusta la supresión. ¿Teme que tenga la tentación de legislar para evitar que comunidades como Andalucía o Castilla y León tomen medidas sobre este impuesto?

–Yo creo que el Gobierno de España lo que tenía que hacer es eliminar el impuesto de Sucesiones y Donaciones, y algún otro impuesto más, abrir el modelo de financiación autonómica, y luego, a partir de ahí, meter toda esa estimación de recaudación en el modelo de financiación autonómica, pero hay una discrepancia entre el PSOE y el PP. En cualquier caso, aquí hay un proyecto de Comunidad en el modelo de bajada o eliminación de impuestos.