30 octubre 2020
  • Hola

Lucha contra la “pandemia” de los montes

350 horas de batalla de los “apagafuegos” de Matacán, un 52% más que el verano pasado

Tres meses de batalla incesante desde el aire. Mientras la pandemia copaba la actualidad, otro "virus", el de los incendios, arrasaba este verano bosques y montes por toda España. Desde la Base Aérea de Matacán, en Salamanca, los dos aviones apagafuegos del Grupo 43 del Ejército del Aire y sus experimentados pilotos militares han trabajado más intensamente que la temporada pasada. Han despegado en 118 ocasiones ante las llamadas de emergencia por incendio forestal y han actuado en unos 60 destinos diferentes por todo el país desde que se inició la temporada el pasado 15 de junio. Los míticos aviones anfibios rojigualdos Canadair CL215 T ubicados en el destacamento salmantino han realizado en estos tres meses más de 350 horas de vuelo en incendio real, un 52% más que las 230 horas del pasado verano, lo que evidencia que ha sido una mala temporada.

El fuego no se confina y para los pilotos del grupo "Apagafuegos" del Ejército del Aire es desolador ver las tragedias desde el aire. Tampoco es fácil manejar estos aviones a contrarreloj, descargar seis toneladas de agua a 200 km/hora y a 30 metros de altura, en condiciones complicadas por el viento y la orografía y en coordinación con otros medios aéreos y terrestres de extinción de incendios. Las dos aeronaves de la Base Aérea de Matacán, que cerrarán la temporada el 31 de octubre antes de regresar a su Base en Torrejón de Ardoz (Madrid), han realizado en estos tres meses de verano 1.005 descargas de seis milllones de litros de agua para intentar aplacar las llamas que devoraban montes por todo el país.

Galicia ha sido la comunidad más azotada por los incendios y se ha convertido en uno de los destinos más frecuentes de los "apagafuegos" de Matacán. Viana do Bolo y Cualedro en Ourense, Garafía en la isla de La Palma (en Canarias), Robledo de Chavela en Madrid, Almonáster la Real en Huelva y el incendio de Serradilla del Llano en la provincia de Salamanca han sido algunas de las emergencias más destacadas en las que han tenido que intervenir los pilotos y aeronaves del 43 Grupo, que cada día regresaban al atardecer de nuevo a la base salmantina. El incendio al que dedicaron más tiempo, con más de 52 horas de vuelo durante tres días en un total de 18 actuaciones fue el que quemó parte de Cabezuela del Valle, en el Valle del Jerte, en Cáceres. Las 300 toneladas de agua que cada Canadair puede llegar a descargar en 9 horas son clave para acabar con el fuego, minimizar daños en el medio ambiente y bajar el nivel de las llamas para que el personal en tierra pueda avanzar en una dura batalla que no cesa cada verano.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png