23 enero 2021
  • Hola

Los universitarios tendrán plazos más flexibles para sus prácticas si siguen las restricciones

El Consejo de Docencia está trabajando para identificar cuáles son las actividades esenciales con el fin de preservarlas

Una de las preocupaciones del vicerrector de Posgrado y Formación Permanente, Nicolás Rodríguez, es mantener todas las actividades en formato presencial, en especial aquellas que tienen un perfil más experimental y que requieren prácticas, por eso, si en 2021 se mantienen las restricciones, volverán a los protocolos de marzo, de forma que se relajarán los plazos y procedimientos para que esas actividades se puedan llevar a cabo en otras fechas tal y como ha sucedido este año, cuando en septiembre y octubre se han llevado a cabo prácticas del curso 2019-20.

“La dinámica trazada con los directores de los títulos, también con los decanos, es que para que no haya ninguna dificultad, en la media de lo posible, se programen las actividades a distancia siempre que no sean actividades esencialmente presenciales”, comenta Nicolás Rodríguez y añade: “Estamos trabajando con el Consejo de Docencia para identificar esas cuestiones, para cuantificar las actividades y ver si se pueden retrasar para cuando haya una apertura del flujo de personas, así como en la posibilidad de habilitar calendarios especiales”, explica.

¿Y qué pasa con las prácticas de campo? El Vicerrectorado de Docencia y el de Posgrado y Formación Permanente ya han convocado la financiación con la confianza de que se puedan llevar a cabo, pero Rodríguez reconoce que si las cosas se ponen peor, la situación puede ser complicada ya que hay prácticas estacionales en Biología y Geología que difícilmente se pueden cambiar. En cualquier caso, desde el Rectorado tienen claro que si es necesario modificarán los semestres del curso y serán flexibles para cambiar partidas de forma que esa financiación no se vea resentida.

Entre las actividades esenciales están todas las que tienen que ver con la investigación y los trabajos fin de máster y el seguimiento del trabajo de los doctorandos. Al respecto, el vicerrector señala: “En el supuesto de que la situación se complicara, trataríamos de sacar el máximo partido a las ventanas de oportunidad o medidas que permita la Junta porque todo lo que son laboratorios, salas de prácticas, bibliotecas y seminarios de investigación, lógicamente en la medida de lo posible, tenemos que intentar que no se pare”.

Normativa

Esta labor se coordinará con la reforma normativa que ya ha comenzado con los másteres. “Estamos trabajando con doctorado para hacer revisión del reglamento y en formación permanente, a ser posible antes de fin de año, también lo llevaremos”, explica Nicolás Rodríguez, que recuerda que muchas de estas normas se pusieron en marcha con el Espacio Europeo de Educación Superior y luego hubo ajustes parciales, por lo que es necesario su actualización. “La realidad normativa tiene que estar acompasada con la situación actual. De lo poco positivo de la pandemia es que nos ha obligado a abrir la cabeza, a pensar que hay otras formas de hacer las cosas, de ser más flexibles, a adaptarnos, y eso tiene que tener una justa correspondencia en la base normativa, que nos permita crear títulos y hacer seguimiento”, apunta.

En esta línea, otro de los objetivos pendientes es la informatización y automatización del número máximo de trámites y gestiones que se llevan a cabo en Posgrado, en especial en el Centro de Formación Permanente y Doctorado, lo que les permitirá tener capacidad para generar más títulos.

Ver Comentarios
Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png