05 octubre 2022
  • Hola

Los salmantinos presentes en el Medusa Festival: “No éramos conscientes de lo que venía”

Los jóvenes volvieron ayer a la ciudad tras sobrevivir al vendaval que provocó un muerto y 40 heridos. “Había gente atrapados bajo la estructura de la entrada”, recuerdan

16 ago 2022 / 18:09 H.
Ver Comentarios

Los asistentes al Medusa Festival de Cullera nunca podrán olvidar la experiencia que vivieron en la madrugada del pasado sábado, 13 de agosto, cuando unas fuertes corrientes de aire caliente derribaron parte de la estructura del escenario principal así como de la entrada, provocando el fallecimiento de un joven de 22 años y 40 heridos.

La edición de este año había causado gran expectación entre los miles de asistentes que acudieron a la playa de Cullera tras un parón de tres años a raíz de la pandemia y entre estos, acudieron varias decenas de jóvenes salmantinos, que tenían muchas ganas de vivir el regreso de uno de los grandes festivales de música que hay en España. Sin embargo, no sucedió como esperaban.

“Nuestro grupo estaba disperso entre los distintos escenarios cuando empezaron a caer las primeras gotas en torno a las cuatro de la mañana. Al principio te lo tomas a risa, hasta que se fue volviendo más fuerte”, recuerda Beatriz López, una de las salmantinas que, junto a sus 11 amigos, acudieron al festival. “Apagaron todos los escenarios y salimos porque la tormenta empeoró con el viento”, de manera que el grupo de Beatriz trató de reunirse y es entonces cuando se enteraron de lo que estaba ocurriendo con las estructuras y los heridos.

“La gente no reaccionó de forma escandalosa, en su mayoría estaba tranquila”, recuerda Beatriz, que aunque decepcionada por el suceso, agradece la atención de la organización pues les trataron “superbién”, al instalar a su grupo en el polideportivo de Cullera y brindarles agua, comida, colchones y cualquier cosa que necesitaron hasta que abandonaron el centro deportivo a las 8.00 horas de ayer, pues la ruta hasta Salamanca era de las últimas en volver.

Asimismo, con la misma ilusión acudió el grupo de Miguel y David, que con 23 años volvieron al Medusa Festival con “muchas ganas” ya que con la pandemia habían guardado las entradas del año siguiente, pues las compraron en 2019, tras volver del festival de ese año, pero tras esto, “parece que están gafadas”, aseguran.

“No éramos conscientes de lo que venía, empezaron a caer gotas frías y un aire muy caliente, se empezó a levantar la arena y el DJ avisó de que paraban el espectáculo”, debido a que se habían caído varias láminas de la estructura del escenario, y cuando los jóvenes salieron de la zona pudieron ver que la entrada principal estaba caída, es cuando se dieron cuenta, según reconocen, “de que la cosa iba en serio”.

“Vimos gente atrapada debajo de la estructura de la entrada mientras que los servicios de emergencia y la seguridad del festival trataban de ayudarles a salir de allí”, detallan Miguel y David.

En medio de aquel caos que se produjo la madrugada del sábado, los equipos de seguridad del recinto, en colaboración con la Guardia Civil, intentaron evacuar rápido al público, de manera que en apenas tres cuartos de hora, estos salmantinos, así como los 50.000 meduseros que se encontraban allí, estaban fuera del recinto del evento. De manera que el grupo de Miguel y David llegó a la zona de tiendas sin problemas ya que la organización “controló bastante bien al público”, sin que diera lugar a “avalanchas”.

“Todo fue un poco locura, teníamos miedo de que se nos hubieran volado nuestras cosas o alguna tienda de campaña pero nosotros tuvimos suerte, hay mucha gente que perdió sus cosas”, indican ambos jóvenes.

Por otro lado, desde Salamanca hubo algunos padres preocupados por el caos que envolvió aquellos momentos del Medusa Festival, como es el caso del padre de Miguel y David, que fue a recibirlos con un sentimiento de tranquilidad tras lo ocurrido. “Los chicos lo han pasado mal y nosotros también desde aquí. Lo oímos por la noche y los chicos nos pudieron avisar de que se encontraban todos bien con un mensaje a las seis de la mañana. La verdad que estábamos intranquilos, notaba a mi hijo nervioso y no estaban seguros de qué hacer”, explica.

Sin embargo, los jóvenes salmantinos se encuentran ya en sus casas, sanos y salvos, para tratar de dejar atrás un festival que, desde luego les costará borrar de la memoria.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png