29 mayo 2020
  • Hola

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

Pese al miedo al contagio, hacen posible que la sociedad pueda vivir en cuarentena

30 mar 2020 / 16:20 H.

No son héroes. Son personas de carne y hueso a los que el estrés, el cansancio y la incertidumbre de no saber cómo acabará todo esto les afecta igual que al resto. Seres humanos que se preocupan por la salud de los suyos, que tienen miedo a contagiarse y que aún así se levantan todos los días con la mayor de sus sonrisas para ganar la batalla al “maldito bicho”, como le llaman algunos. Cada uno haciendo uso de sus particulares superpoderes, médicos, enfermeros, conductores, personal de limpieza, periodistas, transportistas, cajeros, repartidores, kiosqueros o farmacéuticos, entre otros, luchan estos días no solo para frenar la curva sino por hacernos el día a día más fácil en estos tiempos tan difíciles. A todos, gracias.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

PERSONAL SANITARIO

“Está siendo muy duro, estamos trabajando todos al 200%”

Víctor Sagredo lleva cerca de 30 años en la profesión pero jamás imaginó lo que está viviendo estos días. Es jefe de medicina intensiva y reconoce que el trajín de enfermos y especialistas que experimenta la UCI a causa de la crisis del coronavirus se le está haciendo cuesta arriba. “Es una situación de estrés continuo, tanto físico como psíquico, absolutamente todo el mundo está trabajando al 200%, desde el personal de limpieza hasta las enfermeras o los celadores. Nos estamos dejando la piel”, asegura.

De hecho, tal es el nivel de esfuerzo que se ha puesto a disposición de todo el personal sanitario del Complejo Asistencial de Salamanca el servicio de apoyo psicológico. “Estamos viviendo situaciones muy duras y decisiones difíciles de tomar”, lamenta el experto, que reconoce que actualmente le es muy difícil desconectar cuando llega a casa.

Sin embargo, logra sacar algo bueno de todo: la cooperación y el trabajo en equipo. “Indudablemente vamos todos a una y aunque no es fácil la comunicación desde la UCI con el resto de servicios, como cardiología o anestesia, está siendo impecable”, relata.

Es por ello que, cada mejoría que anota un paciente es recibido por el personal como una auténtica bendición. “Aún no ha ocurrido pero el día que algún enfermo de los que ha estado ingresado con respirador logre salir de la UCI lo vamos a celebrar no sabes cuánto. Esperemos que pronto pase todo esto”, concluye Sagredo.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

ALIMENTACIÓN

“Repartimos a domicilio gratis y sin tener que hacer pedido mínimo”

Susana Vicente regenta una tienda de alimentación en Padre Cámara, un espacio que cada día se llena de clientes del barrio en busca de pan del día o verduras frescas. Sin embargo, estos días son pocos los que tienen la posibilidad de acudir al negocio y para devolverles toda esa gratitud han decidido facilitarles el confinamiento poniendo a su disposición servicio a domicilio gratuito y sin pedido mínimo. “Estamos recibiendo muchísimas llamadas incluso de gente de pueblos o urbanizaciones de fuera de Salamanca”, comenta.

“La gente está asustada, a los autónomos nos preocupa mucho la situación porque sabemos que va para largo y todos tenemos que poner de nuestra parte. Son días de mucho trabajo pero la gente nos lo agradece muchísimo”.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

TAXISTAS

“Facturamos muy poco. Hemos perdido el 80% de los viajes”

Jamás pensó Marce García que encontrar la Gran Vía sin tráfico le iba a gustar tan poco. Acostumbrado al bullicio de la ciudad y con el callejero en su cabeza, ahora no tiene que meditar qué dirección tomar para no encontrar atascos, simplemente no hay ni tráfico. Estos días son pocos los viajes que realiza como chófer en su taxi y la mayor parte de los casos el destino siempre es el mismo: el Complejo Asistencial. “La mayoría de gente que llevamos son pacientes en tratamiento de oncología que van al hospital, pero poco más”, afirma. “Facturamos muy poco. Hemos perdido el 80% de los viajes”. Eso sí, a pesar de tener que haber instalado una mampara en el taxi y desinfectarlo cada dos por tres, asegura que esta situación sirve para que la gente les vea más humanizados.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

LIMPIADORAS

“La gente se ha vuelto miedosa. Desinfectamos absolutamente todo”

Si hay algo que sabe hacer Soledad Díaz es dejar relucientes los edificios. Trabaja como limpiadora en varios bloques de pisos de la ciudad y ahora, más que nunca, su labor es indispensable. “Nos han proporcionado productos cuyos efectos duran 24 horas y desinfectamos absolutamente todo”, explica mientras que limpia uno a uno los botones de un telefonillo del centro de la ciudad. Ataviada con guantes y una mascarilla, esta profesional va pulverizando todos y cada uno de aquellos rincones donde los vecinos tocan, los mismos que podrían servir de contagio para otros. “Ahora la gente se ha vuelto más miedosa porque nos piden que limpiemos allí o allá pero también están muy agradecidos. Nosotros trabajamos con miedo, como toda la población, pero alguien tiene que hacerlo”.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

CARTEROS

“Me acaba de parar una señora para darme las gracias”

Manuel Figal recuerda mucho estos días las historias que le contaba su familia sobre la gripe de 1918, una pandemia devastadora para la historia humana que en solo un año mató entre 20 y 40 millones de personas, incluyendo niños. Con la ayuda de un carro, este cartero ahora no tiene problemas a la hora de no pillar a los salmantinos en casa y hace un esfuerzo para llevar toda esta situación con humor. “No queda otra”. Lleva 34 años en la profesión y, aunque han cambiado mucho las cosas, nunca imaginó vivir los acontecimientos de estas semanas. “Lo que estamos haciendo es trabajar cada tres días y sí es cierto que hay menos volumen de trabajo, pero se lleva bien. Mira me acaba de parar ahí atrás una señora para darme las gracias por mi trabajo, eso solo ya lo recompensa”, asegura.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

BOMBEROS

“Con el nuevo protocolo directamente salimos vestidos del parque”

Miguel Prieto, Esteban Vicente y Alfonso García son Bomberos del Ayuntamiento de Salamanca. Acostumbrados a hacer vida en el parque de la capital, estos días han cambiado las charlas entre compañeros por una rutina mucho más individualizada. “Ahora se lleva peor porque en los ratos libres antes hacíamos cosas juntos y ahora hasta comemos en mesas separadas”, comentan.

Como al resto de la población, el coronavirus les ha pillado por sorpresa y desde que se decretó el estado de alarma han ido actualizando sus protocolos. “Ya vamos por el 4.0”, afirman. En lo que más se han ido adaptando es en la forma de equiparse, de manera que actualmente ya saben si a la persona a la que van a ayudar puede tener COVID-19. “Salimos vestimos del parque y nos desinfectamos antes de regresar”. Aunque los incendios han descendido un 95% debido al estado de alarma, ahora la mayoría de las salida las realizan para ayudar a personas con poca movilidad. “La gente nos recibe con cariño, con cercanía y a nosotros los aplausos en cada intervención nos llenan”.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

CUERPOS DE SEGURIDAD

“Muchos ciudadanos se han convertido en nuestro apoyo”

Estos días los oficiales de la Policía Local de Salamanca, Yolanda Martín y José Bartol, han escuchado todo tipo de excusas. Además del cansancio propio de unas jornadas intensas, tienen que lidiar con aquellos que se piensan que por llevar una barra de pan pueden estar a 4 kilómetros de su casa o con otros que no saben hacer otra labor que la de sacar al perro diez veces al día. A ellos se dirigen tajantemente: “Tememos que va a ser una situación que se va a alargar en el tiempo y vamos a tenernos que poner más restrictivos”, advierten.

Recuerdan los primeros días como “muy duros” debido a la reorganización que ha tenido que sufrir la plantilla para garantizar el servicio y el desconocimiento o pasotismo de la gente. “Ha costado que la ciudadanía se haya dado cuenta que tenían que quedarse en casa pero ahora muchos ciudadanos son nuestro apoyo porque recriminan a otros ciertas conductas pocos cívicas y nos avisan, lo que nos permite actuar en ese preciso momento”. De todos, aseguran que los mayores son los que lo ponen más difícil.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

SERVICIO DE LIMPIEZA

“Si me tengo que coger, que sea haciendo lo que otros no pueden”

Ramón Egido forma parte del servicio municipal de limpieza del Ayuntamiento de Salamanca. Estos días tiene la labor de limpiar el mobiliario urbano, como bancos, contenedores o papeleras. “Ahora trabajamos con mucho protocolo. Nos han limitado a la hora de entrar para que no coincidamos todos juntos, cogemos las garrafas de clorito sódico y a la batalla”, bromea.

En su caso, reconoce que el trabajo es una válvula de escape para olvidar por unas horas el aislamiento. “Si me tengo que contagiar que sea haciendo lo que otros no pueden”, dice. Aunque si hay algo que teme es llevar el virus a casa por sus hijos. “Hay compañeros que se llevan el traje a casa a diario y yo intento que no porque me da miedo”, explica. También él añora estos días el calor de los compañeros. “Antes tomábamos el café todos juntos y ahora al estar cerrado los bares nos llevamos nuestro bocadillo y buscamos alguna máquina expendedora. La verdad que me produce mucha tristeza ver Salamanca, una ciudad llena de estudiantes, tan vacía. Aunque todavía se ve a gente mayor”.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

ESTANQUEROS

“Hay clientes que son más confiados y otros esperan en la calle”

El estanco de plaza de España estos días ha sufrido muchas modificaciones. En el suelo unas marcas impiden al cliente acercarse a Luis Puerto. Tras el mostrador, en el que esta semana además se instalará una mampara para mayor precaución, observa el ir y venir de clientes. “Hay algunos más confiados y otros que esperan en la calle e incluso alargan muchísimo el brazo para recoger el tabaco”, relata. Desde hace seis años trabaja en este céntrico local y a menudo ve los mismos rostros, aunque estos días las visitas escasean. “Como en todos lados las ventas han bajado”.

Ahora los rostros de fumadores que habitualmente acuden al negocio los ve acompañados de una mascarilla. “Por norma general la mayoría vienen con precauciones y son responsables”, afirma. Aunque si hay algo en lo que coinciden todos es en sacar el tema estrella. “No se habla de otra cosa y la gente te muestra su preocupación, principalmente porque no saben cuándo acabará todo esto”, cuenta Luis. Eso sí, cada conversación concluye con un mensaje de esperanza. “Nos damos ánimos mutuamente”.

Los profesionales que le plantan cara al virus en Salamanca

CONDUCTORES

“Ahora no llegamos ni al 10% de la gente que solemos llevar”

En el autobús urbano que conduce Antonio Velasco tampoco se habla de otra cosa. Desde que se decretara el estado de alarma, está asignado como chófer de la línea 9, la de Capuchinos, y todo aquel que sube o baja realiza el mismo comentario: “Te dicen frases como la que se nos viene encima u otro día que hemos librado”. Velasco, a sabiendas de que no hay alternativas al tema de conversación estrella, trata de buscar su lado más desenfadado. “Con los que tienes más confianza pues comentas en un tono más humorístico las excusas que pone la gente para saltarse el aislamiento o algún caso más pintoresco que ha acabo en detención”, apunta.

Sin embargo no puede remediar que la tristeza le invada en ciertas ocasiones, al ver lo vacío que va el autobús. “Ahora mismo no llegamos ni al 10% de la gente que solemos llevar. “Da pena porque prestas un servicio público y lo que te gusta es hacer el trabajo lo mejor que puedes y cumplir ese cometido. Es triste ver a la gente como con miedo, más distante, separados entre ellos... Pero ahora no queda más remedio”.

PALABRAS CLAVE