04 abril 2020
  • Hola

Los presos de Topas se suman a la lucha contra el coronavirus con la confección de mascarillas

Los internos, que ya han recibido el material que les han proporcionado desde Madrid, las realizarán siguiendo un patrón en el taller de corte y confección de la prisión

26 mar 2020 / 21:02 H.

Los presos del centro penitenciario de Topas también quieren poner su granito de arena en la lucha contra el coronavirus. Desde este miércoles los internos trabajan en la confección de mascarillas, una labor que se realizará en el taller de corte y confección con el que cuenta el penal y que pretende dar salida a cientos de estos protectores tan necesarios en estos días.

Según ha podido conocer este diario, los encargados de llevar a cabo esta singular tarea serán los reclusos que habitualmente forman parte de uno de los talleres más longevos del centro penitenciario y el único que estos días sigue operativo acorde a las restricciones tomadas por Instituciones Penitenciarias a raíz de la crisis del COVID-19. Se trata del de corte y confección, un programa en el que habitualmente los internos fabrican uniformes o reparan prendas pero que estos días se convertirá en un pequeño taller para la dedicación, en exclusiva, de mascarillas.

Aunque la idea lleva días desarrollándose, no fue hasta este miércoles cuando los reclusos pudieron ponerse manos a la obra tras recibir, por parte de la Entidad Estatal de Trabajo Penitenciario los metros de tela, al igual que ocurrió en los centros de Madrid I, Sevilla I, Córdoba y Huelva, donde también llevarán a cabo la iniciativa.

Por el momento los reclusos van a fabricar estas caretas para el abastecimiento de los centros penitenciarios, ya que de momento se desconoce si las mismas pueden ser utilizadas en el ámbito sanitario por cuestiones de homologación. No obstante, dada la urgencia de su fabricación, no se descarta que, en caso de que sea necesario debido a la alta demanda, las mismas acaben siendo analizadas y aprobadas por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios.

Mientras tanto, los profesionales de la cárcel de Topas ya han esterilizado las telas y los internos se han puesto manos a la obra siguiendo un patrón de mascarilla quirúrgica. Una vez acabadas, su uso será estrictamente individual y reutilizable siempre y cuando se laven a alta temperatura.

Además de la buena labor social que están llevando a cabo los internos, desde el penal salmantino recuerdan que es una actividad muy positiva para la convivencia, ya que el hecho de que los internos participen en estos talleres y pasen las horas trabajando supone que la presencia en el módulo que le ha sido otorgado sea mínima. Además, ayuda a mejorar su autoestima y a mitigar los posibles roces que surgen en el día a día.

PALABRAS CLAVE