17 octubre 2019
  • Hola

Los niños con problemas reumáticos en Salamanca tienen ‘doble’ atención

El Hospital de Salamanca es el único de la Región en el que son atendidos conjuntamente por una pediatra y una reumatóloga

25 jun 2019 / 09:26 H.

La Unidad de Reumatología Pediátrica y Transición cumple cinco años desde que el Hospital de Salamanca decidiera que los niños salmantinos con enfermedades reumáticas pudieran ser atendidos sin necesidad de irse a Madrid. “Parece que las enfermedades reumáticas solo se asocian con ancianos, pero no es así. Los niños también la sufren y hay que tratarlas, porque están en continuo desarrollo y pueden dejar secuelas. Durante estos años hemos atendido a unos 250 menores, de los que 175 sí fueron diagnosticados con alguna enfermedad reumática”, explica el jefe de Reumatología, Javier del Pino.

La unidad del Hospital de Salamanca tiene dos particularidades que la convierten en única dentro de Castilla y León. La primera es que se trata de la única en la que Reumatología y Pediatría trabajan conjuntamente. Es decir, cuando el niño entra en la consulta se encuentra a dos doctoras: la pediatra Mercedes González y la reumatóloga Ana Turrión. “El niño no es un adulto pequeño, sino que sus enfermedades son diferentes. Todo el conocimiento sobre reuma de Ana se aplica al niño gracias a la visión pediátrica de Mercedes. De este modo los menores están mucho mejor seguidos”, destaca Pedro Gómez de Quero, jefe de Pediatría.

La segunda particularidad de esta unidad es que, como su propio nombre indica, apuesta decididamente por la transición. “Se supone que la edad pediátrica termina a los 14 años, pero nosotros les vemos hasta los 18 años. No olvidemos que esta enfermedad es crónica. La tendrán durante toda su vida, tanto siendo niños, como adolescentes, adultos... La adolescencia está siempre en una especie de limbo, pero es una edad complicada, con muchos cambios y hemos optado por mantenerla con los pediatras”, explican los integrantes de esta unidad multidisciplinar.

El concepto de ‘transición’ -mantener bajo la tutela de Pediatría a los adolescentes- se está aplicando cada vez más en el Complejo Asistencial de Salamanca. “Se hace en Cardiología y lo vamos a intentar también en Neumología, para que no sea pasar de un médico a otro, sino que durante una edad les vean juntos”, avanza Gómez de Quero.

La pediatra Mercedes González apunta que existen las edades en la que un niño puede debutar con enfermedades reumáticas se aglutina en “dos picos: entre los 2 y 4 años; y entre 8 y 10 años”. “Son mucho más frecuentes en las niñas, salvo una que consiste en que el tendón se inserta en el hueso, y que es más frecuente en niños”.

El desglose de esos 175 niños enfermos crónicos habla de una enfermedad reumática muy recurrente, la artritis idiopática juvenil: una treintena de menores afectados por esta inflamación de las articulaciones.

Otros siete jóvenes padecen -y la padecerán toda la vida- una uveitis: “Se inflaman los vasos sanguíneos del ojo, se enrojece y produce dolor... Pero puede no haber síntomas”, advierte Ana Turrión, que añade: “En ocasiones surge primero un problema en el ojo y luego aparece la artritis”.

Hubo tres casos de lupus, “que suele aparecer en la pubertad y es una enfermedad compleja” y “otra larga lista de diferentes enfermedades reumáticas” como la púrpura de Schönlein-Henoch, las enfermedades inflamatorias intestinales o las artritis reactivas por virus.