15 diciembre 2019
  • Hola

Los jóvenes de la Escuela Santiago Uno, constructores de aulas y sueños en Marruecos

El trabajo voluntario desempeñado durante el verano ha dado sus frutos

19 nov 2019 / 20:03 H.

Convertir espacios derruidos en aulas y pistas deportivas donde los niños de Sidi Ifni (Marruecos) puedan ir a clase con normalidad es el objetivo que han conseguido los jóvenes de la Casa Escuela Santiago Uno gracias al trabajo voluntario desempeñado durante los meses de verano para dar práctica a los talleres de Formación Profesional que ejercen durante el año: albañilería, soldadura, jardinería, cocina, electricidad y fontanería. “Tienen mucho mérito y es importante porque resalta su lado positivo de compañerismo y solidaridad”, explica Jesús Garrote, responsable de la Escuela que tiene mayoritariamente entre sus alumnos a jóvenes tutelados.

Será la décima escuela recuperada en el país africano gracias a la iniciativa ‘Llenando escuelas en el sur de Marruecos’, aunque este año ha tenido un incentivo especial. A la labor que realizan en las aulas, también se ha sumado la construcción de una casa para una mujer que vivía en condiciones infrahumanas. “Estaba en una situación terrible con tres hijos en una especie de cueva y era imposible de rehabilitar. Queríamos realizar una vivienda en la que recuperara la dignidad”, detalla Garrote. La conexión con esa familia no quedará limitada a la labor de construcción sino que se adquiere un “compromiso” de los jóvenes también para el mantenimiento. Pero no todo es una formación práctica. Durante el trabajo que realizan en las aulas marroquíes, también colaboran con el taller de costura con las mujeres de la zona y son los encargados de trasladar las actividades de circo, baile, deportes y juegos.

El objetivo final es que las aulas sean un espacio de convivencia para la comunidad educativa, pero también para que las mujeres se empoderen mientras que sus hijos quedan atendidos en actividades socioculturales.

Finalistas entre 435 proyectos

La iniciativa ‘Llenando escuelas en el sur de Marruecos’ ha sido una de las quince seleccionadas por la Fundación Telefónica de los 435 proyectos presentados para los Premios al Voluntariado en el ‘Ámbito educativo’.

Competirá con el AMPA donde las familias del Colegio Jesús Cancio de Comillas organizan talleres y proyectos y el proyecto Esfera Joven de la Fundación Marianao. El proyecto se inició con el lema ‘De infractores a misioneros’ y pasó a denominarse ‘Llenando escuelas’ para reconstruir las aulas en los lugares donde no llegan las ayudas internacionales.