13 octubre 2021
  • Hola

Los investigadores salmantinos piden al Sacyl sumar los méritos para ‘atraer’ la excelencia

Profesionales de Hematología y el IBSAL reclaman que se reconozca la especialización en las bolsas de trabajo

12 sep 2021 / 12:33 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Un residente que ha trabajado los últimos cuatro años en el servicio de Hematología viaja a Estados Unidos al concluir su formación hospitalaria para especializarse en terapias CART. Vuelve dos años después con una especialización extra para intentar trabajar en Salamanca, donde el Hospital es referencia pero se encuentra las puertas cerradas. Este ejemplo es una realidad que se cumple año tras año: prima más la antigüedad en la bolsa de trabajo que los méritos.

La Comunidad Valenciana ha sido una de las primeras en dar el paso de iniciar el proceso para regular la contratación de profesional investigador con las diferentes fases que concluyen en una estabilidad laboral, una situación que reclaman desde hace tiempo desde profesionales de Hematología a todos los investigadores del Ibsal. “Necesitamos incorporar investigadores con funciones específicas y posibilidades de desarrollo profesional y estabilización en los centros asistenciales e IIS (Institutos Biosanitarios). Valencia parece haber dado un paso adelante. ¿Nos animamos en @Salud_JCYL?”, clamaba el hematólogo del Hospital Fermín Sánchez Guijo. El servicio es uno de los más perjudicados por la falta de especialización, ya que gran parte de la plantilla específica que tiene se obtienen de fondos del Ibsal, cuando deberían ser financiados por el Ibsal, tal y como denunció el jefe del servicio de Hematología, Marcos González, en este periódico.

El director del Ibsal, Rogelio González Sarmiento, también lo tiene claro: “Es muy importante que dentro de los baremos y criterios de selección del personal sanitario de Sacyl se prime la especialización y los méritos académicos”. Hay que recordar que, a pesar de estas dificultades, el instituto biosanitario obtuvo récord de financiación en las convocatorias de élite del Instituto Carlos III con 2,5 millones y ocho iniciativas cercanas o superiores a los 200.000 euros en todos los ámbitos: desde Hematología a Cardiología pasando por Atención Primaria. Para González esta situación podría ser aún mejor si se consiguiera la estabilidad laboral de los investigadores y se cambiaran los baremos de contratación, una situación que aún no se produce y que provoca desequilibrios a la hora de poder acceder a determinados perfiles profesionales.

Ante esta situación, el director general de Sistemas de Información, Calidad y Prestación Farmacéutica de Sacyl, José Ramón Garmendia, señaló en respuesta al hematólogo Sánchez Guijo que se está “trabajando para mejorar las condiciones de nuestros investigadores”. “En las próximas semanas llevaremos una propuesta a la Mesa Sectorial. Conscientes de que para investigar, son necesarias una condiciones mejores”, señaló el representante de la administración.

Los investigadores salmantinos ya alzaron la voz el pasado mes ante la injusticia hacia los médicos que reciben la beca ‘Río Hortega’, una de las más prestigiosas del país. En vez de favorecer su trabajo científico, Sacyl les discrimina tanto en salario como en méritos al darles de alta como investigadores: cobran menos, no pueden atender pacientes y no acumulan méritos. Las críticas se dirigieron hacia la directora de Profesionales, Mercedes Pérez, por la discriminación hacia los ‘técnicos de investigación’.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png