06 agosto 2020
  • Hola

Los estrictos protocolos en las visitas a los mayores en residencias en Salamanca

Gel hidroalcohólico, mascarillas y firma de una declaración responsable de que no se tienen síntomas antes de poder visitar un familiar

19 jun 2020 / 13:26 H.

Las residencias, conscientes de que son garantes de la salud de la población vulnerable, han elaborado estrictos protocolos para garantizar que los familiares puedan ver a sus parientes con total seguridad. Sin besos, ni abrazos. Una pancarta que reza "Bienvenidos familiares" con soles y colores brillantes recibe a los ansiados visitantes. Nada más entrar en la residencia de Fidalgo Morales hay una mesa con gel hidroalcohólico y lejía para desinfectar las zapatillas. Las reglas son estrictas para mantener las instalaciones libres de coronavirus. Previamente, han debido solicitar una cita previa, mínimo 48 horas antes, y con el límite de un máximo de una visita de una sola persona al día por residente y una vez por semana. Tan solo podrán ser dos cuando uno de los visitantes requiera de la ayuda de una persona.

Las visitas se realizan en el exterior y se anota la hora del registro de entrada y salida de los familiares. El tiempo máximo es de 30 de minutos donde los visitantes tienen que dar los datos completos, el teléfono de contacto y un control del horario de visita. También tienen que firmar una declaración responsable donde se especifica que se encuentran en una situación óptima para las visitas (sin síntomas y sin ningún contacto estrecho con Covid).

Un terapeuta espera al visitante en la puerta para guiarle a través de un recorrido específico tras desinfectar el calzado, comprobar que lleva puesta la mascarilla de una forma correcta para evitar los contagios. Del mismo modo, no se permite entregar nada al residente directamente. Aquellos objetos o ropa que se desea dar debe ser desinfectado previamente por la persona de atención directa para su correcta desinfección. Todos los visitantes tienen prohibida la entrada al interior de la residencia, así como acercarse a otros residentes o familiares más allá de la distancia de seguridad. El personal está con mascarillas, guantes y protecciones durante toda la visita, así como durante toda la atención a los residentes.

Para el caso de residentes que no se encuentran en condiciones de salida al exterior por estar encamados, las visitas se realizan en un espacio interior pero garantizando también todas las condiciones de seguridad. Las mesas y las sillas son previamente desinfectados evitando elementos decorativos innecesarios para que tras la visita se realice una labor de desinfección rápida y segura. Con este protocolo, se pretende garantizar seguridad.