Borrar
Imagen de archivo de la sala de espera del Servicio de Urgencias de Atención Primaria en la calle Valencia.
Los dos nuevos servicios que reforzarán las Urgencias de Primaria en San Juan

Los dos nuevos servicios que reforzarán las Urgencias de Primaria en San Juan

Está previsto comprar una nueva máquina de rayos X e implantar ‘química seca’ para hacer análisis sencillos sin necesidad de enviarlos a laboratorio

Lunes, 17 de abril 2023, 12:27

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El servicio de Urgencias de Atención Primaria de Salamanca contará finalmente con un equipo de rayos X dentro de sus instalaciones, que es la principal reivindicación que ha acompañado a esta instalación, desde su apertura en el año 2017.

Anteriormente a esta fecha, las urgencias de Primaria estaban ubicadas en el centro de salud de La Alamedilla-Garrido Sur y en ese edificio sí existía -de hecho sigue existiendo- una sala de rayos-x.

Cuando se realizó el traslado al edificio de San Juan se descartó trasladar el equipo de Radiología porque no había ninguna sala plomada y porque, además, se consideraba que el equipo de rayos pertenecía al centro de salud y no a las urgencias propiamente.

En los últimos años se ha criticado mucho que el único PAC urbano (punto de atención continuada) de Salamanca no cuente con servicio de Radiología, porque cualquier urgencia relacionada con Traumatología, o con neumonías desde que surgió la covid- sabía que no iban a poder ser atendida en la calle Valencia y acudía directamente a las Urgencias del Hospital.

La Consejería de Sanidad ya ha comunicado que se instalará un equipo de Rayos-X en la trasera de la avenida Portugal. Lo ha hecho en una respuesta parlamentaria a una pregunta formulada por el PSOE relativa al traslado de las urgencias desde La Alamedilla a San Juan.

“El equipo de Rayos-X del centro de salud de La Alamedilla no ha sido trasladado dado que se encuentra prevista la adaptación de un nuevo equipo en el PAC urbano integrado, previa adaptación del espacio necesario para su instalación”, reza la respuesta firmada por el consejero Alejandro Vázquez.

Fuentes sanitarias confirman que se están estudiando las salas y los posibles circuitos dentro del centro de salud de San Juan para dotarla de rayos. El equipo de Radiodiagnóstico de La Alamedilla es una máquina con bastantes años de antigüedad a la que, en breve, le llegará el turno de ser renovada. La idea que manejan en Sacyl es la de comprar un equipo nuevo, pero en lugar de instalarlo en La Alamedilla, llevarlo directamente a las Urgencias de San Juan y, posiblemente, ‘jubilar’ el modelo viejo.

Los responsables de Atención Primaria de Salamanca consideran que sí existe un espacio adecuado para esa máquina. De hecho, durante la pandemia, ya se colocó un equipo de rayos-X portátil para realizar placas de tórax a los pacientes con sospechas de neumonía por covid. En aquel momento ya hubo que realizar trabajos de acondicionamiento y plomar una de las paredes -en la que se proyectaba la radiación- de la sala de mamógrafos. Posiblemente también sería necesario plomar el resto de la sala para instalar un equipo convencional (no portátil), lo que dispararía de forma considerable el precio, pero la intención es llevarlo a cabo.

Esta máquina dependería directamente del servicio de Radiodiagnóstico del Hospital de Salamanca, que será quien gestione la compra del equipo, servicio de instalación, puesta a punto y mantenimiento. Fuentes hospitalarias aclaran que “no va a ser a corto plazo” porque todavía se está en la fase de estudio de la sala más adecuada y ni siquiera se ha comenzado con el proceso de licitación para sacar a concurso la nueva máquina”.

Sacyl entiende que un PAC urbano que asume tantas urgencias como el de Salamanca necesita este servicio, aunque los propios profesionales avanzan que “el porcentaje de pacientes que dejarías de derivar al Hospital no es tan alto porque si al hacer una placa encuentras una fractura, posiblemente tengas que enviarlo al Hospital para que lo trate Traumatología; o si detectas una neumonía, puede que también sea necesario ponerse en manos de especialistas del Hospital”. Añaden, eso sí, que al menos el paciente llegaría con la prueba diagnóstica ya realizada y acortaría considerablemente los tiempos de la atención.

‘Química seca’

En una entrevista concedida en el mes de enero, el consejero de Sanidad, Alejandro Vázquez, confirmaba que entre sus planes para este año figuraba el de “hacer más resolutivos los puntos de atención continuada de Atención Primaria” para evitar que buena parte de los pacientes que acuden a estos centros terminen siendo derivados a las urgencias hospitalarias, no porque sus patologías sean muy graves, sino porque en estos centros no se dispone de los recursos necesarios para establecer un diagnóstico.

El consejero habló de mejorar estos PAC “con una radiografía básica o con una analítica básica”. Ambos aspectos se quiere instaurar en las Urgencias de San Juan: la radiografía -para la que se están revisando las instalaciones con el fin de equipar el SUAP de un equipo fijo de rayos- y la analítica que, presumiblemente, llegará al mismo tiempo a varios puntos de atención continuada en toda la Comunidad.

Vázquez recuerda que “hay analíticas que se pueden hacer sin necesidad de laboratorio, con química seca. Sobre todo, es muy importante a nivel rural periférico, donde las distancias en una provincia como Salamanca son considerables”, explicó.

Desde el servicio de Análisis Clínicos y Bioquímica del Hospital de Salamanca se explica que la química seca son un conjunto de “pruebas concretas monotest, que sirven a modo de orientación para un diagnóstico rápido”.

Desde la Gerencia de Atención Primaria se ve con muy buenos ojos la utilización de estas técnicas porque significa dotar de más herramientas a los médicos cuando se enfrentan al diagnóstico. “Es una manera de realizar ciertos análisis, pero con reactivos. No te va a dar tantos parámetros como una analítica completa, pero sí te puede ayudar a descartar muchas cosas”, opinan.

La forma más sencilla de esta analítica básica serían los kits reactivos, como los famosos test de antígenos de autodiagnóstico, en los que al combinar un fluido con una tira reactiva se obtiene un resultado con cierta fiabilidad. Otro ejemplo sería el de los test de embarazo que cualquier persona puede realizar en su propia casa.

Otra opción más avanzada sería la de incorporar aparatos electrónicos -que tienen en su interior los reactivos- y que se encargan de realizar la analítica. En todo caso, los especialistas del departamento de Análisis Clínico del Complejo Asistencial recalcan que la química seca sirve para orientar el diagnóstico y para pruebas concretas de enfermedades infecciosas microbiológicas, pero no llegan a preciar el diagnóstico. Es decir, pueden aclarar si una infección es vírica o es bacteriana, aunque el test no sea capaz de precisar cuál es el nombre exacto del agente causante de la infección.

Un buen ejemplo de analítica básica es el que se viene utilizando en las consultas de Pediatría de Salamanca desde hace años: un test rápido para detectar si los niños tienen la bacteria que produce la faringitis -el estreptococo beta hemolítico del grupo A- y salir así de dudas sobre si es necesario utilizar antibióticos o si, por el contrario, no merece la pena porque la infección puede ser vírica y el fármaco no haría efecto. “Antes había que basarse solo en la clínica -si hay tos, moco, puntos blanquecinos-, pero ahora el test ya te ayuda a descartar, aunque no te ofrece el diagnóstico exacto”, añaden los pediatras.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios