27 mayo 2020
  • Hola

“Los conductores han sido unos verdaderos héroes en esta crisis”

El transportista José María Martín destaca la valentía y fuerza de sus trabajadores para recorrerse el país en solitario durante todo este tiempo

20 may 2020 / 20:39 H.

José María Martín Hernández, Chema, cuenta a día de hoy con una importante flota de camiones frigoríficos que dan trabajo a quince conductores, dos de ellos de baja actualmente. Su actividad se centra en el transporte de la industria cárnica de Guijuelo (más de un 90% de sus servicios) y quiere seguir así.

Él destaca que lo importante son los conductores y que su labor se ha centrado “como un capitán del barco, en apoyarles todos los días y conseguirles material para que se sintieran seguros”. Explica cómo al principio "no sabíamos cómo funcionaba todo". "Fue un poco desastre porque iban a las fábricas y no les dejaban entrar, pero ellos tienen sus necesidades y había sitios que no tenían habilitados los servicios, aunque enseguida se concienciaron". Destaca el apoyo recibido porque “han estado jugándose la vida y mucha gente les ha apoyado como en sitios donde les dan el bocadillo, la bebida y te sientes reforzado en el momento que la gente te respalda”.

“Los conductores han sido unos verdaderos héroes en esta crisis”

“La manera de trabajar ha ido cambiando. Yo trabajaba mucho para restauración y ahora mismo eso desapareció, los clientes han aguantado y están respetando los pagos todo lo que pueden”, explica. Subraya de nuevo la labor de sus trabajadores: “los conductores se han portado como verdaderos héroes. Tengo suerte. Son conscientes de que han tenido que jugarse la vida y tirar para adelante porque cuando digo esto es porque no conocemos al enemigo, sabemos que está gente muriendo y eso impone mucho respeto. Ha sido duro pero están ahí como campeones, siempre y cuando tú respondas. Saben que esto funciona y tiramos para delante, se motivan”.

“Los conductores han sido unos verdaderos héroes en esta crisis”

“A nosotros no nos paran nunca”

Para Miguel Ángel Hernández Sánchez, conductor de camiones cargados de químicos, y, por lo tanto, catalogados como mercancía peligrosa, los protocolos no han cambiado mucho. “Usamos trajes y máscaras antigás, y seguimos teniendo que firmar en el 90% de las entregas”. Una de las diferencias es que les toman la temperatura a la llegada a su destino. “También es lo primero que hacen al empezar la jornada”.

Además, dada la naturaleza de la carga, subraya que no les paran en los controles ni sufren retrasos. “Tenemos las carreteras casi vacías”. Con una limitación habitual de 80 kilómetros por hora, Miguel Ángel Hernández conduce desde Ciudad Rodrigo hasta Cantabria, donde también tienen sede. “Nos permiten libertad de tránsito”, destaca.

El paso de zonas en Fase 0 a zonas en Fase 1 es notable. “Poco a poco vamos teniendo áreas de servicio en las que te dan comida para llevar o te dejan las llaves del aseo”, dice. Insiste en que “se agradece” que ya pueda disponer de lugares en los que asearse si lo necesita.

Los tiempos de descanso se siguen respetando, ya que “un accidente con esta mercancía sería fatal”. Aunque usa guantes y mascarillas como está pautado, cuando llega a Salamanca vuelve con el miedo de llevar el virus a su hogar, ya que tanto su hijo como su mujer son población de riesgo.

“Mi hijo tiene esclerosis múltiple diagnosticada desde los 24 años, y con la pandemia no puede salir nada, debido a que sus defensas son bajas; mi mujer es diabética, así que también sería fatal para ella”, declara.

Tras 21 años de profesión, habitualmente trabajando con corrosivos y similares, Miguel Ángel Hernández recorre con su camión las carreteras prácticamente vacías. “Hay controles sobre todo en los fines de semana y para los turismos”, observa.

Ante los próximos cambios de fases, que además cambian de una provincia a otra, el camionero se muestra confuso. “Tenemos que tener en cuenta los cambios que va a haber a medida que avancen las fases”, señala. Recuerda que hacerlo bien ahora es clave para evitar repercusiones catastróficas.