16 julio 2019
  • Hola

Los balcones más floridos de Salamanca

Muchos son los salmantinos que engalanan sus viviendas con jardines en las alturas contribuyendo a mejorar la imagen de numerosas calles y barrios de la ciudad

09 jul 2019 / 17:41 H.

Con la llegada del buen tiempo, los vecinos de la ciudad se afanan en decorar sus balcones favoreciendo de este modo la imagen de las calles y barrios de la ciudad. Generalmente son personas mayores las que dedican gran parte de su tiempo libre a engrandecer la belleza de las calles, una acción que quiere potenciar el Consistorio de Salamanca a través del Plan de Infraestructura Verde con la posible creación de un concurso de balcones con más vegetación de la capital.

Un ejemplo de jardín en las alturas es el balcón de Micaela González en la calle Villar del Profeta (en el barrio del Zurguén). Su afición por las flores le ha llevado a tener decenas de jardineras adornando su amplia terraza. Sin embargo, las petunias con las que adorna su calle no llevan ahí desde hace mucho tiempo. “Las tengo desde hace poco, creo que un mes aproximadamente”, comenta. Un balcón que, sin duda, llama la atención entre las personas que pasean por El Zurguén y del que tanto sus vecinos como todo aquel que lo contempla se aventuran a decir que “es el más bonito del barrio”.

Mientras que a Micaela —que vive sola y es con lo que se entretiene en mayor medida— no le supone un gran esfuerzo el cuidado de sus plantas puesto que únicamente las riega una vez al día, Pepa Palomino, de la calle Volta, tiene bastante trabajo con ellas. “Solo las riego por las tardes, pero ahora en verano, con el calor, además las tengo que refrescar y quitarle las flores secas para que vuelvan a salir otras nuevas, me dan mucho trabajo”, confiesa.

“Soy feliz con las plantas, me viene de familia. Mi madre también tenía muchas y he heredado la afición”

Sus más de 40 macetas adornan una de las vías mas transitadas de la ciudad. Una afición por las flores que le viene desde pequeña. “De niña vivía en el pueblo y mi madre tenía muchas plantas” revela. Si hay algo que destaca entre las decenas de macetas son las plantas aromáticas. “Me gustan mucho, además cuando viene el aire, perfuman el balcón”, explica.

El balcón de Emilia Sánchez, en la calle Wences Moreno del barrio del Oeste, es otro de los ‘jardines en las alturas’ que más llama la atención de la ciudad. Las plantas que ‘invaden’ su terraza lo hacen también por casi toda la vivienda. “Algunas de ellas tienen más de 22 años” comenta orgullosa mientras las enseña.

Quizá uno de los secretos para que se mantengan año tras año son “las vitaminas” que le echa. Tal es la cantidad de plantas que tiene Emilia, que incluso las regala entre sus familiares y amigas. “No sabría decirte cuantas plantas tengo, pero muchas”, señala.

Una afición que, al igual que a Pepa, le viene de familia. “Soy feliz con las plantas, me viene por tradición. Mi madre también tenía muchas y lo he heredado de ella”, comenta Emilia. Una ‘colección’ que le gustaría ampliar pero no puede. “Mi marido Juanjo no me deja tener más, está harto de ellas, dice que algún día las va a tirar por la ventana”, comenta con humor.

Otro de los que más llaman la atención y levantan pasiones entre los viandantes que pasean por el centro de la ciudad y por las que incluso han llegado a recibir “hasta felicitaciones” son las decenas de cuidadas plantas que adornan la fachada de la familia Hernández en el paseo de Carmelitas, esquina con Crespo Rascón.

PALABRAS CLAVE