06 agosto 2020
  • Hola

Los salmantinos se animan en las segundas rebajas y suavizan la caída de ventas

Los establecimientos reciben más clientes en las últimas semanas con respecto al inicio de campaña | Permitirá que la caída de la facturación global sea del 20% en vez del 30%

12 jul 2020 / 17:00 H.

El pequeño comercio de Salamanca ha encontrado un alivio con la llegada de las segundas rebajas. Desde hace un par de semanas el público se ha animado un poco más y ha aumentado la afluencia a los establecimientos, lo que ha permitido un incremento de las ventas con respecto al inicio de la campaña.

Así lo pone de manifiesto el secretario general de la Asociación de Empresarios Salmantinos del Comercio (Aesco), Antonio Flórez. “La gente ha ido haciendo compras estos días para preparar las vacaciones, aprovechando unos descuentos aún más altos que en días anteriores”, detalla el responsable. El público también ha aprovechado para comprar en este momento en las tiendas de moda dado que a estas alturas de campaña aún hay variedad de tallas debido por un lado a la falta de ventas durante el estado de alarma y, por otro, a la falta de facturación en el arranque de la campaña.

Gracias a este aumento de las ventas, el pequeño comercio salmantino prevé acabar la campaña con una caída de ventas del 20% con respecto al año pasado en vez del 30% como estimaba inicialmente, un descenso en todo caso considerable. En cuanto a los sectores con más tirón, cabe destacar que el de equipamiento del hogar sigue siendo el más demandado por los salmantinos.

En una época en la que los ciudadanos pasan más tiempo en su casa muchos han optado por mejorar las condiciones de su vivienda o por sustituir los electrodomésticos, a lo que se suma el incremento de ventas en el terreno de la tecnología por le incremento del teletrabajo que el algunos casos se mantiene hasta septiembre. Flórez sostiene que si bien es cierto que al principio de la temporada y de las rebajas los artículos que más se vendieron fueron los de infantil, tanto calzado como textil, en este momento las ventas han decaído.

Por otro lado, el área que sigue pasándolo peor es la de los establecimientos especializados en celebraciones, como bodas y comuniones. Debido a la suspensión o aplazamiento de muchas de estas ceremonias, las tiendas apenas tienen actividad.

“Sin ninguna duda se trata del colectivo más perjudicado y el que peor lo está pasando en esta crisis”, subraya Antonio Flórez.

PALABRAS CLAVE